miércoles, 11 de mayo del 2022

Ricardo Sol

10 Publicaciones0 COMENTARIOS
Académico, Comunicólogo y Sociólogo salvadoreño residente en Costa Rica. Fue secretario general del Consejo Superior Universitario Centroamericano (CSUCA). Columnista de ContraPunto

Opción preferencial por la confrontación o por el diálogo

Escribí este artículo, antes de que la violencia de las maras volviera a ensombrecer el panorama en el país

Manifestaciones de calle y el desafío pendiente de construir un Estado Democrático

En los últimos años, en El Salvador, los calificativos de democracia o dictadura resuenan y se arguyen como epítetos para respaldar o descalificar al gobierno. Tales discursos se cruzan, como alguien dijo alguna vez, como dos barcos en la noche

Democracia: la voluntad popular y las valoraciones intelectuales

En el caso del Informe del Latinobarómetro, el análisis de El Salvador en particular es sesgado intelectualmente hablando. Sus propios datos les permitirían conclusiones muy diferentes a las de sus analistas

Qué democracia defendemos, la que no existió o la que queda por construir

Es decir que para poder afirmar que el actual gobierno salvadoreño es autoritario, tendríamos que afirmar o estar convencidos que el régimen político de posguerra en El Salvador fue un régimen democrático

Del espectáculo al desafío de construir una República

Mi formación sociológica me obliga a separar a las personas de los hechos sociales, al menos desde un punto de vista metodológico.

Leyes justas para el pueblo salvadoreño

El derecho a contar con leyes justas es una aspiración irrenunciable de los pueblos, y sin duda “alcanzarla(s) su gloria mayor”; porque la paz, la convivencia pacífica, solo se logra con la existencia y vigencia de leyes oportunas y justas

Culto a la guerra o cultura de paz

la clase política, particularmente representada en la Asamblea Legislativa por ARENA Y el FMLN, llegaba a arreglos llamados atrevidamente de gobernabilidad

Una democracia sin apoyo ciudadano muere

Desde las primeras decisiones tomadas por los nuevos diputados, aquellos que fueron desplazados de sus curules y de respetables posiciones intelectuales, que el régimen democrático de posguerra les aseguró, alzaron su voz diciendo: “se perdió el pluripartidismo, a muerto la democracia”.

Un estado de derecho en una democracia sin derechos

¿Es posible esta antinomia, es válido preguntarse si estas realidades pueden coexistir? La interrogante me surge de observar las rebeliones callejeras que explotan en países...

Errores básicos de quienes prejuician el proceso político actual en El Salvador

Asumir, a priori, que quienes analizamos históricamente el proceso actual defendemos a Bukele.Quienes no incluyen en sus análisis una perspectiva histórica o de proceso...
- Publicidad -spot_img

Más Leídas

Comparte este contenido en: