spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
jueves, 17 de junio del 2021

Errores básicos de quienes prejuician el proceso político actual en El Salvador

  1. Asumir, a priori, que quienes analizamos históricamente el proceso actual defendemos a Bukele.
  2. Quienes no incluyen en sus análisis una perspectiva histórica o de proceso caen en el error de circunscribir ese análisis a un momento específico, haciendo caso omiso de los antecedentes históricos, incluso los inmediatamente anteriores. De esta manera se ocultan las responsabilidades de otros actores en el desenlace de lo que se critica.
  3. Asumir la defensa de una institucionalidad democrática preexistente como entelequia y no como realidad histórica determinada por intereses concretos, cuyos mismos actores o gestores, precisamente por abusar de esa institucionalidad, la debilitaron y la pusieron en peligro evidente y eminente.
  4. Considerar la voluntad expresada en las urnas, la voluntad de la ciudadanía, simplemente como una pieza más de un engranaje institucional y no como el elemento básico y fundamento de la democracia, el démos (pueblo) krtos (poder).
  5. Los regímenes democráticos (de por si diversos) se originan en la distinta manera de abordar el dilema clásico de la democracia: institucionalidad / voluntad ciudadana. Inclinarse por el primero y despreciar el segundo es un grave error, al menos desde una perspectiva sociológica.
  6. Ignorar la relación entre institucionalidad democrática y condiciones sociales o de vida de la población es un error frecuente, a lo mejor de carácter ético. Muchos analistas prefieren evadir esta relación y salen en defensa de la institucionalidad, sin tomar en cuenta lo que debería ser lo más relevante: en qué medida la institucionalidad o régimen supuestamente vulnerado ha atendido las condiciones de vida de su ciudadanía.
  7. Despreciar la expresión de las mayorías, por supuesta ignorancia o manipulación. Esto evidencia poca fe en la democracia misma que se pretende defender y, a su vez, exculpar a los gobernantes, que en algún momento llegaron al poder con ese mismo respaldo, de su responsabilidad de facilitar educación y de empoderar a la ciudadanía.
  8. Y Finalmente, ¿se justifica con este análisis los abusos de poder o los errores políticos de los gobernantes actuales? La respuesta es NO, pero SI permite poner perspectiva y sentar responsabilidades compartidas de lo que pueda estar pasando y de lo que pueda venir.
spot_img

Últimas entradas