spot_img
spot_img
viernes, 14 de mayo del 2021

Tiempos convulsos y cambiantes

Es la lucha incansable de las mayorias sociales la que mueve los motores de la Historia. Sin lucha social no habrá desarrollo

spot_imgspot_img

Tiempos convulsos y cambiantes

El mundo vive tiempos convulsos producto de los cambios generados en la actualidad. Lejano el momento de la llamada Guerra Fría, que tuvo como eje central la constante medición de fuerzas entre los sistemas capitalista y socialista, representados respectivamente por  EEUU y la URSS, en la actualidad existe un mundo multipolar, pero el eje central de la confrontación se sitúa especialmente entre EEUU y China, nación con un modelo híbrido socio-económico.

China ha avanzado impetuosamente como potencia económica y en muchos rubros en los que EEUU y Europa tenían la supremacía, en la actualidad la potencia asiática es la que domina.

China tiene avances sustanciales en la tecnología, construcción, armamentos y en servicios de todo tipo. Su poder ha alcanzado a los mismos EEUU, potencia a la que le ha comprado  gran parte de su deuda, con lo que ejerce influencia comercial.

Por otra parte, China penetra cada vez más en el que ha sido considerado traspatio natural de EEUU: Latinoamérica, lo que Washington considera un sacrilegio, pero no lo puede detener. Muchas inversiones chinas generan empleo y prosperidad económica que no lo hizo EEUU, cuando debería hacerlo siendo que es su esfera de mayor influencia; así comenzaría a evitar las olas migratorias y las convulsiones político-sociales, además del fenómenos delincuenciales como el narco y otros tráficos.

En Latinoamérica la vuelta de la tortilla de gobiernos de izquierda que ocasionaron más confusión, corrupción y división social que la estabilidad y prosperidad que prometieron, tampoco ha dejado de ocasionar incertidumbres, dudas e inquietudes hacia el futuro.

Las trampas del autoritarismo frente a la democracia están presentes y a la larga, pese a los apoyos populares que puedan tener, el autoritarismo es el primer generador de antidemocracia, corrupción e impunidad; en ello no hay diferencia de quién lo genere, sea de derecha o de izquierda.

En El Salvador la confrontación  y el antagonismo es natural cuando el nuevo liderazgo ha desplazado a dos poderes que estuvieron predominando casi absolutamente durante 30 años. Nada de eso debería asombrar. En la dialéctica un alumbramiento político implica la muerte del otro; siempre se establece un tránsito difícil, pero es la ley del desarrollo.

La comunidad primitiva fue sustituida por el feudalismo y éste por el capitalismo… El socialismo fracasó y por lo tanto, en la práctica y en la teoría, la evolución social se encamina enterrando dogmas y esquemas; pero siempre habrá más, nunca un estancamiento.

Muchos, sin embargo, tienden a equivocarse al analizar el fracaso o las victorias de las élites. En la base la sociedad siempre sobrevive y siempre luchará para que se respetúe el desarrollo y el mejoramiento de la Humanidad. Es la lucha incansable de las mayorias sociales la que mueve los motores de la Historia. Sin lucha social no habrá desarrollo. Los líderes son circunstanciales y los que llegan a ser grandes son aquellos que reconocen e interpretan realmente el alma y el corazón de sus sociedades.  

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias