viernes, 17 mayo 2024
spot_img
spot_img

La democracia es una cultura

¡Sigue nuestras redes sociales!

"El Salvador actualmente se ha convertido en modelo a seguir, es decir, en un paradigma de referencia": Oscar Martínez Peñate.

spot_img

Por Oscar Martínez Peñate.

La democracia es cultura, es decir, un modo de vida que se reproduce habitualmente en las relaciones interpersonales en un contexto de igualdad y respeto de los derechos humanos se pone en práctica en el momento del desenvolvimiento de los roles y estatus que se dan entre los ciudadanos en el ámbito público y privado.

Los principales agentes socializadores de la cultura con todos sus valores y principios se dan en la familia, las instituciones educativas, grupos sociales, etc. Sin embargo, el gobierno juega un papel más que importante, decisivo para la creación de las condiciones objetivas y subjetivas con la creación de una nueva normativa, modernizando leyes, cambiando la misión y visión de todas las instituciones públicas e influyendo en las privadas.

Nayib Bukele, accedió al poder político en el 2019, e inició el cambio de cultura de El Salvador, antes estaba constituida por el miedo, incertidumbre, desconfianza, zozobra, en un contexto de corrupción, impunidad, criminalidad y autoritarismo. Este país en el ámbito internacional era más conocido por sus altos índices de asesinatos, emigración, inseguridad, pandillas, etcétera.

Antes del 2019 había salvadoreños que se avergonzaban de su nacionalidad y preferían mantenerla oculta o la negaban, porque sufrían discriminación en los países de residencia, situación que los afectaba en los lugares de trabajo, estudio, domicilio, etc. A los salvadoreños en el extranjero, inmediatamente los relacionaban con las pandillas o como simpatizantes del gobierno de turno que podría ser ARENA o el FMLN, estos partidos eran considerados mafias criminales que cogobernaban con las organizaciones terroristas, mejor conocidas como maras.

Nayib Bukele con la realización de las reformas y transformaciones de las obsoletas estructuras sociales, económicas y políticas, asimismo, con la modernización de las instituciones gubernamentales, en El Salvador se produjo una refundación del Estado, conocida coloquialmente con el nombre de renacer, reinvención y milagro.

Después que el Estado estaba en función de satisfacer los intereses de los poderes fácticos, de las pandillas y el narcotráfico, dio un giro de 180 grados; Nayib en su primera gestión de 2019-2024 puso al Estado en beneficio de única y exclusivamente del ciudadano salvadoreño. A partir, de aquí nació un nuevo El Salvador trayendo consigo un cambio en la cultura, en la identidad nacional, imaginario y en la idiosincrasia.

Los salvadoreños ahora se sienten orgullosos, es más, presumen de su nacionalidad en los países de residencia o cuando hacen turismo en el extranjero, de igual forma, los extranjeros sienten admiración por el presidente Nayib Bukele, y expresan el deseo de conocer este país centroamericano.

El Modelo Bukele, además de haber creado un nuevo país con índices positivos en crecimiento económico, educación, salud, energía, aumento de las exportaciones, turismo, seguridad ciudadana, etc., también ha creado un nuevo ciudadano, ha construido la democracia, y es apreciado nacional e internacionalmente por el respeto a los derechos humanos.

El Salvador actualmente se ha convertido en modelo a seguir, es decir, en un paradigma de referencia.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Oscar A. Martínez Peñate
Oscar A. Martínez Peñate
Escritor, politólogo y analista de la realidad nacional salvadoreña y centroamericana.

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias