spot_img
spot_img
domingo, 09 de mayo del 2021

La basura no tiene pies

Las ordenanzas municipales no funcionan sin la cooperación de la ciudadaní­a, si existe un factor cultural en el ciudadano que le impide adoptar acciones civilizadas que se puedan convertir en un buen habito entonces el problema es serio. Lo de botar basura es cultural en los salvadoreños, desechar pensando que la basura por si sola buscará ir al vertedero o que se desintegrará en cuestión de segundos es parte de la misma desconsideración de la ciudadaní­a. O aquellos que piensan que tirar ripio y basura en las quebradas y que por arte de magia la basura va a desaparecer, o que los mismos tragantes y alcantarillas cuentan con máquinas trituradoras que se encargaran de compactar la basura y alistarla para el reciclaje, parece que vivimos en un mundo de ingenuidad y mucha ciencia ficción.

Por otro lado los industriales que no educan a los consumidores en los envases o envoltorios de sus productos advirtiendo que su mal manejo o su “desecho irresponsable” puede provocar: Severas inundaciones y contaminación de los rí­os, lagos y océanos. Deberí­a el Ministerio del Medio Ambiente (Así­ como lo exige el Ministerio de Salud en la cajetilla de cigarrillos) un espacio para la viñeta de conciencia en el producto, ¡algo que un genuino empresario debe adoptar e implementar!

Lo que acabo de mencionar son buenas alternativas de ir educando a la masa desconsiderada de consumidores del plástico, en eso se pueden apoyar las alcaldí­as luego que los empresarios e industriales aporten su granito de arena. ¿Qué deben hacer las alcaldí­as? Educar a la gente con campañas sobre el manejo de los desechos sólidos desde sus casas. Hay personas con alto grado de preparación académica y son incapaces de separar desechos en sus casas (Papel, cartón, vidrio, aluminio, plástico y orgánico) aglomeran todo en una bolsa, pensando que los muchachos del tren de aseo o los pepenadores van a separar.

Señores alcaldes, no caigamos en el garrafal error de seguir licitando más camiones recolectores como medidas populistas o privatizando los servicios de recolección y aseo y dejar a cargo a empresas ineficientes, al final la respuesta de la problemática de la basura está en la población y como se les sepa comunicar sobre las buenas practicas a la hora de desechar y separar. La capacitación técnica de reparar, reutilizar y reciclar, existen perdidas económicas e ingresos que se dejan de percibir por obviar estos temas.

Ante la amenaza del cambio climático no hay peor cosa que le pueda pasar a una nación que tener una población ignorante, ya que por ignorancia se pueden incrementar las cifras de muertos en una catástrofe. Los medios digitales y técnicos existen, así­ como los recursos para educar a la población con el tema de la basura. Las fuertes inundaciones de Santa Tecla el mes pasado sucedieron por estos factores: Deforestación de las faldas del volcán, alcantarillado obsoleto, suciedad de la gente y mala gestión municipal de los desechos.

Avatar
Carlos F. Imendia
Columnista Contrapunto

Últimas entradas