jueves, 23 mayo 2024
spot_img
spot_img

El sentido de la protesta también se disputa en la misma orilla

¡Sigue nuestras redes sociales!

"Así que esas frases y exigencias pintadas, son la advertencia a la clase oligarca de que esos cambios si o si se tendrán que realizarse, con o sin un gobierno progresista": Wilmar Castillo.

spot_img

Por Wilmar Harley Castillo.

Este mes de mayo empieza con la fecha conmemorativa que las izquierdas tenemos a nivel mundial. Ese primer día, está lleno de sudor, marchas, dolor y alegrías. Para algunos/as es su tradición, para otros/as es otro día de descanso y para otros/as es un campo en disputa. Su sentido está disputado por intereses que requieren la demostración de fuerza callejera, los gobiernos progres y las derechas lo saben muy bien. Pero esos actores no son los únicos que disputan el sentido del primero de mayo.

Frente al tradicional desfile de los veteranos/as trabajadoras (alguno/as pensionados/as) que termina al medio día y a partir de allí empieza el almuerzo o paseo familiar, están quienes se reusan a que esta marcha se desarrolle pacíficamente. Recuerdo que en la marcha donde participé, unos jóvenes pintaron con aerosol la fachada de unas Entidades Promotoras de Salud (empresas privadas que controlan el sistema de salud colombiano), preguntando por la plata pública que estas reciben del Estado, que según denuncias, no aparece según los entes de control y termina administrada como plata privada (1). La reacción de varios “sindicalistas” fue que “respetaran la propiedad”, que “la marcha era pacífica” y llegaron a señalar de “infiltrados” (2) a los jóvenes.

En otra acción directa contra la empresa internacional de pollo frito, Kentucky Fried Chicken (KFC), le escribieron también con aerosol en su fachada que patrocinan al estado genocida de Israel, se repitió la reacción de otras sindicalistas que defendieron la pared, la cual para ellas tenía más importancia que el pueblo palestino (3). Y el tercer hecho, fue la confrontación, esta vez de un grupo más grande de sindicalistas, contra un grupo de jóvenes que escribieron en la pared de un hospital público consignas acerca de las luchas feministas, anti-patriarcales, frases de apoyo a un joven asesinado por la Policía nacional en el Estallido social del 2021 (4), y otras frases sobre el primero de mayo, las cuales una decía “01 de mayo combativo y revolucionario”.

¿Se ha marchitado el espíritu combativo en algunos de estos sindicalistas? ¿sus reivindicaciones se lograron pacíficamente? ¿la militancia progresista se convierte en aliada pasiva de las fuerzas del orden y la ley? ¿olvidaron que el Estallido social del 2021 sembró la tierra para el actual gobierno nacional y por el contrario, se quedaron en el relato electoral?

Lo que puedo ver en este caso, es la distancia cada vez más grande entre dos sectores de las izquierdas y sus propias formas de entender, hacer y organizar las luchas. El primero, conservador y enquistado en sus privilegios materiales y políticos, el segundo, insurreccional e innovador que solo posee la esperanza de vivir dignamente. Este desencuentro en una movilización expresa a nivel local el sentido que se le disputa no solo al primero de mayo, sino al Estallido social que inició el 28 de abril y continuó hasta junio, siendo ese primero de mayo de aquel 2021 otro día de resistencia callejera y protesta contra la oligarquía nacional representada en el mal gobierno de Iván Duque. Entonces, como toda narración de hechos históricos, quienes sacrificaron más (hasta ojos y dientes) son ninguneados por las vocerías tradicionales que saben cómo catapultarse sobre los esfuerzos ajenos y robar los frutos políticos que no merecen.

Así mismo, la disputa de la protesta en sí es un marco que recoge ambas fechas. Pues las acciones directas y de resistencia contra la Policía nacional y las fuerzas militares dentro de un gobierno progre también son estigmatizadas por gran parte de su militancia oficial. Es decir, los actos rebeldes o insurreccionales no son válidos cuando un gobierno nacional busca que su país sea “potencia de la vida”. Ese trasfondo en la lucha de clases colombiana nos impone otro reto en el largo camino de las transformaciones, pues no solo se pelea contra los ricos (que no quieren ningún tipo de cambio social porque pone en riesgo sus privilegios), sino que también se pelea contra aquella capa de la sociedad que cree en la gestión de un presidente y funcionarios, congresistas-senadores y demás miembros del Estado, que en la práctica, solo tienen margen para renegociar sus proyectos de ley con esa rancia clase millonaria criolla. La lógica del peón que pide permiso al dueño de la hacienda para reemplazar el alambre púa de la cerca, por cabuya.

Las expresiones rebeldes plasmadas en esas paredes públicas y privadas, son un eco colectivo que se niega a apagarse tres años después de su nacimiento, porque los cambios que motivaron ese levantamiento popular no se han materializado integralmente. Así que esas frases y exigencias pintadas, son la advertencia a la clase oligarca (y a sus aliados pasivos que abundan en las izquierdas) de que esos cambios si o si se tendrán que realizarse, con o sin un gobierno progresista.


NOTAS:

  1. https://www.youtube.com/watch?v=z8seFcAYQN0
  2. Este nombre se le dá a los miembros de la derecha o de las fuerzas militares que se meten en las marchas para sabotearlas, buscando que la Policía nacional ataque a los manifestantes y finalice la protesta.
  3. https://espanol.almayadeen.net/noticias/politica/1851160/sucursales-de-kfc-en-malasia-respaldan-campa%C3%B1a-boicot-contra
  4. https://voragine.co/historias/cronica/asesinato-de-santiago-murillo-a-manos-de-un-policia-asi-han-querido-desviar-la-investigacion/

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Wilmar Harley Castillo
Wilmar Harley Castillo
Comunicador social, especialista en Política Pública para la Igualdad. Columnista y comunicador de ContraPunto

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias