Las cifras hablan por sí, desde el inicio de la pandemia hasta mediados de diciembre del 2020, el país acumulaba 9500 contagiados y 137 fallecidos por causa del Covid19, según datos brindados por el Ministro de Salud Pública, Dr. José Ángel Portal. Durante la primera semana de julio del 2021, se detectaron 23858 personas con covid19 y se produjeron 129 fallecimientos a causa del virus. La situación se ha tornado tan compleja que los principales ministros y altos cargos del Partido Comunista se han dispersado por todas las provincias para apoyar a los dirigentes locales en la lucha contra la pandemia.

Al inicio del presente año, La Habana fue la provincia que presentó una mayor propagación de la enfermedad. Por esa razón se tomó la decisión de comenzar la vacunación con los candidatos vacunales nacionales (Abdala y Soberana 02). Se inició tras finalizar la fase III de ensayos clínicos pero sin haber sido reconocidos aun como vacunas por la autoridad cubana correspondiente. En pocas semanas los municipios que formaron parte inicial de la ¨intervención sanitaria¨ comenzaron a bajar el número de contagios y La Habana en su conjunto lo redujo a menos de la mitad de la cifra de meses anteriores. Los científicos creadores de Abdala aseguran que tiene una efectividad demostrada de 92,28%.

El problema con la vacunación es que avanza lentamente, el 6 de julio solo 1,5 millones de cubanos habían recibido las 3 dosis necesarias para la inmunización completa. Entre los problemas que lastran la campaña está la falta de jeringuillas, el país necesita 33 millones de ellas para poder inmunizar a toda la población y unos 20 millones para tratar de alcanzar la inmunidad de rebaño. Movimientos de solidaridad de América Latina, EEUU y Europa están enviando. España, por ejemplo, ha mandado 3 millones de jeringuillas pero aun se necesitan muchísimas más. Y la necesidad aumentará en la medida en que ya se iniciaron los ensayos clínicos de las vacunas para edades pediátricas.

A esta situación se le sumó la aparición de la variante Delta del virus, mucho más contagiosa y virulenta. De inmediato los contagios se dispararon en todo el país pero el epicentro nacional se desarrolla en la provincia de Matanzas, 100 km al este de la capital.  En ese territorio se duplican los contagios de La Habana cuando apenas tiene un tercio de su población. Con poco más de 700 mil habitantes ha tenido más de 1300 casos en un solo día. 

El Presidente Miguel Díaz Canel, el Primer Ministro Manuel Marrero y el titular de Salud, José Ángel Portal, se viajaron a esa provincia para reorganizar la batalla contra el Covid19. Se enviaron recursos de otras partes del país, camas de hospital, respiradores, equipos médicos y personal de salud. Hacia Matanzas se trasladó parte de la Brigada Médica Cubana Henry Reeve, la misma que ha colaborado en la lucha contra la pandemia en unos 40 países y territorios de todo el mundo. La presencia en la provincia de esta brigada puede marcar la diferencia dada la vasta experiencia de sus miembros, fogueados en las peores situaciones, como durante la crisis de Covid19 de Italia.

Influyen en éste rebrote también situaciones sociales, la adultos están cansados de las limitaciones, los jóvenes quieren volver a bailar, los niños buscan contacto con otros niños. La intensificación de los contagios tras el día de la Madre o el del Padre son resultado directo de las reuniones familiares y de las fiestas. El contagio de bebés menores de un año e incluso de recién nacidos demuestra que la población está perdiendo la percepción de riesgo. Puede que sea comprensible pero no por eso el costo deja de ser alto, se está pagando con la muerte de bebes, de niños, de embarazadas y de jóvenes, además de los pertenecientes a las edades de mayor peligro.

La crisis económica está influyendo también, para poder comprar alimentos o productos de aseo la gente tiene que hacer largas colas, donde no se guarda la distancia ni siempre se usa la mascarilla correctamente. Algunos cubanos viajan a Rusia, donde no se les exige visa, en busca de mercancías, ellos son el 90% de los contagiados entre las personas que llegan al país diariamente. Los intentos de crear tiendas virtuales han sido un total fracaso, paradójicamente el único país de América Latina que ha desarrollado vacunas propias contra el covid19 resulta incapaz de organizar un comercio electrónico que evite esas colas.

Y el panorama económico no parece mejorar, el turismo sigue paralizado en el mundo, salvo algunas decenas de miles de rusos que llegan a Varadero, el resto de los hoteles están vacíos. Continúan prohibidas las remesas familiares desde EEUU, lugar donde se encuentra el 80% de los emigrados cubanos y las autoridades estadounidenses persiguen cualquier transferencia cubana en dólares, razón por la cual los bancos de la isla no aceptan más esa moneda en efectivo. Biden mantiene intactas todas las medidas tomadas por Trump contra Cuba, primero argumentando que no era su prioridad, después aduciendo que estaban en estudio y últimamente con un misterioso quizás, quizás, quizás. Lo cierto es que las directrices dadas por el anterior mandatario siguen golpeando con saña a los cubanos en medio del momento más duro de la pandemia.