spot_img
spot_img
miércoles, 20 de octubre del 2021

Crónica de un pueblo en defensa de su puente

El sabio no dice todo lo que piensa, pero piensa todo lo que dice. Los políticos/diputados y otros diz que analistas, hacen todo lo contrario: dicen todo -aunque sea falsedades- para después arrepentirse y ofrecer disculpas, con el trillado “yo no juí”, que ya el pueblo honrado rechaza.

Hace unos días, con ribetes de escándalo, algunos medios de comunicación social (MCS), con evidente placer e ironía, hicieron eco de regocijados políticos dando la falsa noticia de que el puente “María Chichilco” sobre el Río Torola, vía San Isidro-Torola, había colapsado.

Falso, la alcaldesa de Torola, Gloria Argentina Barahona, lo desmintió públicamente, y las comunidades -indignadas ante tal falacia- también protestaron. No se vale jugar con la dignidad e inteligencia de las comunidades humildes, por el innoble propósito de desgastar y desprestigiar al Gobierno. No se vale atentar así, contra la conciencia popular.

Yo también, como la alcaldesa Barahona, soy originario del norte del departamento de Morazán, y a mucha honra nacido en Villa El Rosario. Por tanto, igual que a ella, me asiste el derecho de volver por los fueros de aquella Zona, ante las falsedades contra la población.

En el marco de bellos paisajes y con gente laboriosa y digna, Morazán es un hermoso departamento de El Salvador,   contrario a la peyorativa expresión: “en la Zona Oriental solo montes hay…”, de una ex diputada y ahora asesora de la Asamblea Legislativa, con menosprecio al pueblo, solo por el interés de desprestigiar los planes de desarrollo para aquella Zona.  

Cuna de reconocidos escritores y destacados profesionales, también hay reseñas históricas de grandes educadores y de ciudadanos morazánicos, probos y honestos, participando en procesos políticos de El Salvador.

Si lo sabré yo: a mis 14 años de edad, en 1951, fui fundador y primer docente del Centro de Alfabetización de Adultos, en el entonces recién creado y apartado Caserío El Mozote; en 1953-54, profesor de primaria en Meanguera, justo cuando se inauguró el puente sobre el río Torola, que fue dinamitado durante la guerra; y en 1955-56, profesor en la población de Torola.

Además, fui usuario infantil/juvenil de la maroma, la garrucha y la barca para cruzar el río Torola, en la ruta Villa El Rosario/San Simón y viceversa; y usuario también de la barca en el paso Meanguera-Osicala, cuando el Torola era un rio que crecía “de monte a monte”. Durante muchos años después, la buena gente (en especial docentes y escolares) “de este y del otro lado”, habían venido enfrentando los peligros del caudaloso río.

Un día, la legendaria María Chichilco -como mujer política humanizada y de verdadera conciencia popular- hizo suyo el reclamo de aquella población; y, el puente se construyó. Y, para satisfacción de los lugareños, lo bautizaron como puente “María Chichilco”.

No debiera mezclarse la rivalidad entre políticos, cuando  afecta a las comunidades humildes que -independientemente de tendencias ideológicas- luchan por su bienestar. Es de veras antipatriótico, antipopular e inhumano, descalificar el regocijo de un pueblo ante una necesidad satisfecha, en este caso el puente sobre el río Torola, solo por  revanchismo y odio personal entre políticos.

“Dejen de hacer daño, ustedes nunca pusieron un pie en este lugar”, exigió a los detractores la alcaldesa Barahona, en un video/mensaje desde el puente en buen estado. Valiente e histórico reclamo acumulado, por las tantas décadas de abandono en el que han mantenido todos los gobiernos anteriores, no solo a Torola sino a todo el departamento de Morazán. Salvo -eso sí- con visitas y ofertas falsas, en época de elecciones.

Pero, ya no. Morazán, aquel león antes  dormido, ahora se yergue despierto y esperanzado, en búsqueda de su total  reivindicación. Por eso, la mayoría de los habitantes del norte de Morazán -con algunas excepciones- apoyan y se solidarizan con la alcaldesa de Torola, Gloria Argentina Barahona, en su demanda de respeto a la población, ante la mentira política sobre el puente “María Chichilco”; puente que -sin duda- será verdadero factor de desarrollo para la Zona Oriental del país.

spot_img

Últimas entradas