spot_img
spot_img

Tras los pasos de Tania Primavera

¡Sigue nuestras redes sociales!

En el caso de El Salvador, por fortuna y para fortalecer el conocimiento de la historia, se cuenta con los aportes e investigaciones de la escritora, periodista, antropóloga empírica, y promotora cultural Tania Primavera Preza Díaz.

Por Grego Pineda

La Historia de los pueblos latinoamericanos se ha venido contando por retazos y por eso tenemos una Historia General multicolor. En las escuelas se enseña la versión oficial, que usualmente valida la vigencia y accionar de los grupos hegemónicos que controlan el imaginario nacional. Sin embargo, hay quienes escriben sobre los marginados, los invisibilizados y esta, usualmente, es la verdadera Historia.

Cada país tiene su historia oficial, y sus voces disidentes que, como arqueólogos de la verdad, exponen los imaginarios suprimidos, reprimidos o relativizados y con ello ayudan a la Nación. Estas verdades, que poco a poco van emergiendo en el tiempo, son producto de investigaciones y esfuerzos, usualmente personales, casi anónimos.

En el caso de El Salvador, por fortuna y para fortalecer el conocimiento de la historia, se cuenta con los aportes e investigaciones de la escritora, periodista, antropóloga empírica, y promotora cultural Tania Primavera Preza Díaz. Tania es, además, Licenciada en Relaciones Públicas y Comunicaciones desde el 2004.

Tania Primavera hace honor a su segundo nombre: florece en su entusiasmo y esperanza como reverdece la vida en cada primavera. Consulté sobre ella y su trabajo a un prominente erudito salvadoreño que vive en su retiro en Francia, después de una fructífera trayectoria como catedrático en las Universidades de Estados Unidos de América, tiempo durante el cual publicó brillantes estudios sobre la salvadoreñidad.

Me refiero al Dr. Rafael Lara-Martínez, quien ha conocido la producción de Preza Díaz, y comenta: «Tania Primavera hace un buen trabajo de crónica o testimonio vivido en sus andanzas de colibrí por El Salvador, a la vez que reseña a los escritores clásicos, ante todo Salarrué y familia».

Primavera ha publicado en diversos medios; recomiendo leer sus interesantes escritos: crónicas, investigaciones antropológicas, reseñas sobre literatura y la plástica, memorias personales en el periódico digital ContraPunto, Revista GatoEncerrado, el respetado Suplemento cultural Tres Mil del ético periódico Co-Latino, Diario 1, en Revista Trasmallo del MUPI, y las redes sociales.

Sus relatos han sido publicados en Guatemala, como parte de la antología “Narrativa breve de mujeres centroamericanas”. En el 2016, fue seleccionada en un evento literario en Austria, con la ponencia sobre Decolonialismo “Gotas de Néctar, de la memoria personal a lo cotidiano”. Y en el 2019, fue designada por la Universidad de El Salvador (UES) para la inauguración de la Cátedra de Género “Hermanas Mirabal y Prudencia Ayala”.

El Dr. Lara-Martínez, analiza: «En un estilo poético fragmentado, “Gotas de néctar: de la memoria personal a lo cotidiano” rescata el acontecer urbano de dos ciudades salvadoreñas: Santa Ana y San Salvador, la capital, eso y más. Se trata de un trabajo que rompe las fronteras entre la literatura y la antropología al fundar la recolección de datos en la memoria y en el trabajo de campo, así como la presentación en un estilo poético cubista, es decir, que destaca el fragmento más que la monografía clásica».

Y puntualiza: «Cada “gota de néctar” explora un evento singular que repercute en la historia social de los personajes observados y/o entrevistados. Sea la infancia en un hospicio, la conmemoración de un hecho histórico nacional (1932), el simple paso de un transeúnte peculiar, el viaje diario en autobús, “la gota de néctar” recrea una arista acallada de diversas vivencias urbanas desapercibidas».

Yo creo que la pluma de Tania Primavera refracta tanto al ciudadano anodino que deambula rutinariamente en búsqueda de su no morir, como a los que fueron importantes y que yacen en las sombras de la historia nacional. Ella les prodiga luz a ambos e hilvana sus vidas para explicarse y justificarse vivir en una ciudad que no acoge ni protege al ciudadano, sino, lo pone a prueba cada minuto. Su sensibilidad abraza el desaliento, decadencia y soledad y transforma en una primavera solidaria.

(*) El autor es escritor de la Diáspora salvadoreña en EEUU y Magister en Literatura Hispanoamericana de la PUCP.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Comparte este contenido en:
spot_img

También te puede interesar

Grego Pineda
Grego Pineda
Escritor de la diáspora salvadoreña en EE. UU, Magíster en Literatura Hispanoamericana, columnista y colaborador de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias