spot_img
spot_img
lunes, 25 de octubre del 2021

Sobre donantes de partidos polí­ticos y las encuestas de opinión pública

spot_img

La opinión sobre las cosas generalmente parte de una premisa, individual, í­ntima. Esta a su vez se comprueba o no con la experiencia, con el intercambio de sentires y pensares en la sociedad. El individuo obtiene o construye estas ideas de diferentes formas: la interacción con el entorno, sus seres queridos, con sus pares laborales, con los demás. El habitus como dirí­a Bourdieu.

El ser humano también colecciona ideas desde estí­mulos varios provenientes de instituciones de la sociedad, a saber: el Estado, la escuela, la iglesia…y los medios informativos. Así­ pues, la persona desarrolla reflexividad o la capacidad de interiorizar la realidad y a partir de este proceso tomar micro decisiones que en el transcurso de sus dí­as darán forma a un patrón de conducta.

El esquema para una estrategia de comunicación polí­tica comienza y termina con la capacidad -consciente e inconsciente- que tiene el individuo para admitir estí­mulos. Todo comienza y termina en las premisas sobre la realidad que le circunda. Y por eso la medición de la “opinión pública” resulta fundamental.

Me enfocaré en el rol de las encuestas como herramienta de comunicación polí­tica, que sirven para generar evidencia para plantear estrategias como para intentar influir o moldear la percepción ciudadana. Dependiendo de la perspectiva y los propósitos de la entidad que financia la consulta, los resultados de las encuestas de opinión son los más difundidos dentro del abanico de herramientas de investigación social. Generalmente la discusión mediática sobre encuestas de opinión pública no estriba en criterios técnicos utilizados por tal o cual casa encuestadora, en las caracterí­sticas o variables de la muestra consultada, sino en los resultados difundidos.

La mayorí­a de encuestas de opinión pública resuelven de tajo las posibilidades de sesgo colocando en el resumen de sus fichas técnicas cifras estadí­sticas llamadas “error muestral” y “nivel de confianza”. No pretendo establecer la discusión sobre la calidad técnica de las encuestas en el paí­s sino señalar la posibilidad de sesgo y la utilización de los resultados ampliamente difundidos para intentar influir en la percepción ciudadana, en la disputa de significados y en las consideraciones sobre la realidad o aspectos especí­ficos de ella como incidir en la intención del voto (propaganda). Desde la formulación de una pregunta del encuestador para provocar la respuesta del encuestado, hasta cómo el público se informa sobre los resultados de una consulta, todo es parte del ciclo de la comunicación polí­tica.

El Ministerio de Hacienda reveló recientemente el listado de empresas e instituciones que financian a partidos polí­ticos. Entre ellas destacan dos universidades privadas que publican resultados de encuestas de opinión pública y aparecen como "donantes" del partido de ultra derecha ARENA. ¿Qué confiabilidad poseen los resultados de sus encuestas de opinión? ¿Cuál es el interés de una Universidad privada en financiar a un partido polí­tico?

Si usted llegó hasta aquí­ en este texto, espero haya obtenido más elementos para su opinión sobre las cosas.

spot_img

También te puede interesar

Herbert Vargas
Colaborador
spot_img

Últimas noticias