spot_img
spot_img
jueves, 21 de octubre del 2021

Sistema de pensiones al desnudo

En El Salvador se ha dicho y escrito exhaustivamente sobre el sistema de pensiones y su reforma; pero en mi opinión, todo se ha tratado en una manera superficial, generando dudas y falsas expectativas.

spot_img

En El Salvador se ha dicho y escrito exhaustivamente sobre el sistema de pensiones y su reforma; pero en mi opinión, todo se ha tratado en una manera superficial, generando dudas y falsas expectativas.


LO ABSTRACTO: EL IDEARIO.

Un sistema de pensiones de capitalización individual tiene el fin de asegurar una pensión “digna” a sus cotizantes.

La consecución de ese fin depende de tres factores: el primero, el nivel de salario a lo largo de la vida laboral del cotizante, el segundo, los parámetros que determinan el monto,  horizonte mí­nimo de cotización y la esperanza de su vida, y el tercero, la calidad en la gestión de tales cotizaciones.

En tal sentido, asegurar una pensión “digna” implica acomodar al menos uno de los factores a dicho fin, con el agravante que el primero de ellos transciende el ámbito mismo del sistema de pensiones.

LO CONCRETO.

En la actualidad el sistema de pensiones de El Salvador se ha alejado en la consecución de su fin, la reformas hecha hasta hoy no han modificado parámetros, más bien se han centrado en la gestión de las cotizaciones.

Concretamente, las reformas han sido de dos tipos: reducción de la comisión por la gestión de las cotizaciones y obligación de trasladar una parte del ahorro previsional en deuda con el gobierno de El Salvador. La primera de ellas, es la única de las dos en la dirección correcta pero su incidencia es baja y limitada. La segunda, no sólo es en la dirección opuesta, sino que tiene mayor incidencia, transformando la esencia del sistema de capitalización individual.

En efecto, la obligación de trasladar una parte de los ahorros previsionales en deuda con el gobierno trae como consecuencia que los cotizantes vean mermada su riqueza, no porque el gobierno no page un interés de mercado, sino porque, lo que el gobierno toma se lo da a otro para que lo gaste, y el gobierno sólo puede honrar esa deuda con dos alternativas equivalentes: contratando más deuda o aumentando impuestos, afectando así­ otro de los activos de los cotizantes o sus descendientes.

Por tanto, lo que ocurre en El Salvador es una modalidad a una de las dos alternativas equivalentes. Aquí­ el gobierno decide honrar su deuda previsional de hoy convirtiendo parte de los ahorros previsionales de hoy en deuda, la cual espera honrar de la misma forma mañana y así­ de manera sucesiva. En consecuencia, parte del sistema de capitalización individual ya funciona como uno de reparto.

LO INÚTIL

La sentencia de la sala de lo constitucional que ordena al gobierno el pago de un interés más alto por la deuda previsional, no altera el estado de la riqueza de los cotizantes. Y es que, de manera inevitable, un mayor gasto del gobierno por el pago de un mayor interés sólo significará mayor endeudamiento o mayores impuestos.

Lamentarse, creer que sólo a partir de la reforma propuesta por el gobierno, éste empezará a apropiarse de los ahorros de los cotizantes es un error. Lo anterior ya ocurrió, es parte de nuestro presente.  

LO ÚTIL

Asumir expectativas racionales. Ante cualquier reforma del actual sistema de pensiones debe considerarse el incremento de impuestos como una opción. Total, los cotizantes son un grupo fácil de fiscalizar”¦

spot_img

También te puede interesar

Luis Ortiz
Colaborador
spot_img

Últimas noticias