spot_img
spot_img
viernes, 22 de octubre del 2021

PDDH: en 80 años la vida será inviable en El Salvador

El estudio de la PDDHH detalla que el agua en El Salvador va en detrimento, tanto en calidad como en cantidad

spot_img

El titular de la Procuradurí­a para la Defensa de los Derechos Humanos, David Morales, externó su preocupación por la crisis hí­drica en El Salvador y señaló que en 80 años la vida en el paí­s será inviable si la situación continúa de la misma manera.

La declaración de Morales fue hecha en la presentación del informe sobre el estado de los bienes hí­dricos en El Salvador. “De acuerdo a análisis cientí­ficos realizados por organizaciones  internacionales y analizados en el presente estudio,  si seguimos en esta lógica de deterioro, de degradación de los bienes hí­dricos, en 80 años la vida será inviable en el salvador”, expresó.

Asimismo indicó que las proyecciones de las afectaciones por el Cambio Climático señalan que en ese tiempo se habrá reducido en un 83 por ciento  la disponibilidad per cápita del agua. “Estamos destruyendo la vida de nuestro pueblo”, dijo.

Morales dijo que el informe realizado por la PDDH resaltó la progresiva disminución de los mantos acuí­feros, de las aguas subterráneas y el deterioro de cuencas hidrográficas, sobre todo,  en época seca y en la zona norte salvadoreña. El estudio también detalla que el agua en El Salvador va en detrimento, tanto en calidad como en cantidad.

El Ministerio de Medio Ambiente y Recursos Naturales señaló en 2011, a través de un estudio, que ningún rí­o posee agua con calidad excelente; que el doce por ciento es buena; regular es el 50 por ciento; mala es el 31 y pésima el siete por ciento.  

En 2015 hubo  reducciones en los caudales de rí­os en El Salvador; según el MARN el Rí­o Torola tuvo una disminución del 95 por ciento de su caudal; el 70 por ciento en el Rí­o Grande, de San Miguel; el 95 por ciento en el Guascorán; y entre el 60 y el 87 por ciento en los Rí­os de la zona occidental y norte del paí­s.

El Informe también concluye que el proceso de degradación es paulatino y está directamente vinculado a “procesos inherentes al modelo de desarrollo social y económico del paí­s que se manifiestan en una alta deforestación, cambios de usos de suelo en zonas esenciales que deberí­an preservarse para una mayor productividad”.

La PDDH señala que el informe presentado da cuenta de la crisis hí­drica que atraviesa el paí­s y que afecta los derechos humanos  de la población y resalta la urgente necesidad que exista información y planificación del agua de manera adecuada. Así­ también, que exista un marco normativo que contribuya a garantizar la preservación del agua como un elemento configurador de las polí­ticas públicas, de las acciones de Estado y de los intereses nacionales.

En el estudio de la PDDH recomiendan al Ejecutivo que basados en los planes hí­dricos del MARN instruya para que de forma urgente se implementen planes de acciones en cuencas prioritarias que  han mostrado una severa disminución de sus caudales; y que también se ven afectados por la contaminación  de las grandes empresas.

Y al Legislativo lo exhorta para que adecúe la legislación interna a los estandaras internacionales que reconocen el agua como un bien nacional de dominio público, cuya gestión interal y autoridad decisoria y regulatoria debe estar regida por el Estado y de esa manera garantizar una vida digna para las presentes y futuras generaciones.

Asimismo Morales instó a que se apruebe la Ley General de Aguas y la Ley de Soberaní­a Alimentaria, puesto que de seguir postergando esa acción se atenta contra el derecho humano de la población salvadoreña.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias