spot_img
spot_img

Los EE.UU, guerra no declarada contra El Salvador

¡Sigue nuestras redes sociales!

spot_img

Por Oscar Martínez Peñate

El gobierno salvadoreño de Nayib Bukele-Félix Ulloa, la Administración Estadounidense lo ha declarado enemigo, por qué razón el gobierno centroamericano, el país más pequeño de Centro América y de América Latina (continental), en menos de tres años se ha convertido en un país tan peligroso para la seguridad nacional de los Estados Unidos y su dominio mundial.

Sin embargo, en los gobiernos de ARENA-FMLN, El Salvador figuraba en las listas de organismos internacionales como el más peligroso del mundo por la inseguridad ciudadana causada por el accionar criminal de las pandillas o mejor conocidos como mareros; no se debe de olvidar, que en el Pulgarcito de América asesinaban un promedio de 30 personas diarias, asimismo, se encontraba en top de los gobiernos corruptos por los altísimos niveles de corrupción de la institucionalidad pública en especial del Poder Ejecutivo, Judicial y Legislativo. El Salvador como país se consideraba causa perdida, a tal grado que el anterior presidente de los EE.UU., Donald Trump, lo llamó “hoyo de mierda”.

En los gobiernos de ARENA-FMLN por haber adoptado la corrupción como política de Estado, El Salvador se había convertido en el paraíso del tránsito del narcotráfico hacia los EE.UU., igualmente, de las pandillas, en donde negociaban con los gobiernos antes mencionados, la cantidad de salvadoreños que debían extorsionar y a cuántos asesinar a diario, y aunque parezca increíble, estos gobiernos les prestaban a los mareros los polígonos de tiro de la Fuerza Armada para que aprendieran a asesinar o perfeccionar la puntería para matar a salvadoreños que se negaban a pagar la extorsión, mejor conocida como renta.

La prioridad de los gobierno de ARENA-FMLN era la corrupción y delinquir, en esos periodos de la historia negra de Cuscatlán, no fueron denunciados por la comunidad internacional ni sancionados, da la impresión que los EE.UU., también disfrutaban de ese “paraíso”, que en realidad era un infierno nacional. Las Administraciones gringas no denunciaron a nadie, mucho menos sancionaron a alguien, tampoco los gobiernos de ARENA-FMLN denunciaron injerencia política-diplomática en El Salvador del Departamento de Estado de los Estados Unidos. Es decir, en ese entonces ARENA-FMLN-EE.UU. era satisfacción compartida.

Nuestra primera hipótesis es que a los EE.UU., les conviene que haya gobiernos corruptos para “negociar” con ellos la soberanía y la depredación de los recursos naturales y minerales. La segunda hipótesis es que les permite a los EE.UU., participar de actividades ilícitas similares a Irán-Contra mejor conocido como Irangate. La tercera hipótesis es que un país del Tercer Mundo sin minerales, piedras preciosas, petróleo, etc. y sobre todo, pequeñísimo, pero con un gobierno que instauró real y formalmente la democracia, y hace respetar la soberanía, y en especial que ha adoptado el Bitcoin como moneda corriente en el país, se constituyó en un “mal ejemplo” a nivel mundial.

El gobierno Bukele-Ulloa, no solo sirve de ejemplo a los países del Tercer Mundo, sino que a los mismos países aliados históricos de los EE.UU., verbigracia a los Estados miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, también denominada la Alianza Atlántica, que en términos militares y políticos son subordinados incondicionales a los EE.UU.

Los EE.UU., financia a la oposición al gobierno salvadoreño, llamada por ellos sociedad civil, para camuflar esa guerra no declarada, a través de entregarles millones de dólares a “Organizaciones No Gubernamentales” y periódicos digitales e impresos. Es decir, el gobierno salvadoreño ahora tiene un nivel de peligrosidad más fuerte que cualquier organización terrorista internacional. Los salvadoreños, sin quererlo están demostrando al mundo, que por la vía pacífica, sin ni un solo muerto o persona reprimida se puede lograr lo que parecía imposible.

Los misiles salvadoreños son más potentes que los estadounidenses, es decir, que el Trident I y Trident II: Alcance de 12 000 km y carga de 475 kilotones y el Minuteman III (LGM-30G), los misiles del gobierno de El Salvador son: 1. Incorruptibilidad, Dignidad, Valentía y Honor, y el objetivo principal es dar prioridad al ciudadano, y estas armas son tan poderosas que ha sido evidenciada con la última encuesta realizada hace unos días por Cid-Gallup, en donde la población salvadoreña aprobó al gobierno Bukele-Ulloa en un 96 por ciento, con el agravante, que cada día, el gobierno salvadoreño gana simpatías a nivel mundial, sin gastar un solo dólar en publicidad global ni en marketing político internacional. “Deja que los perros ladren, Sancho, es señal de que avanzamos”.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Oscar A. Martínez Peñate
Oscar A. Martínez Peñate
Escritor, politólogo y analista de la realidad nacional salvadoreña y centroamericana.

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias