jueves, 30 mayo 2024
spot_img
spot_img

La censura

¡Sigue nuestras redes sociales!

"Las especulaciones de censura en torno al libro “Sustancia de hígado” me causaron indignación": Nelson López Rojas.

spot_img

Por Nelson López Rojas.

Donde quiera que anda un salvadoreño, parece haber discordia y trifulca. Puesí, el salvadoreño a menudo se muestra impaciente, herrado y enojado, tomando las cosas fuera de contexto para alimentar su propio ego o volvernos vístimas. Hace unos días culminó la XX Feria Internacional del Libro de Guatemala, o Filgua, y nuestro país fue el invitado de honor para esta edición.

F&G Editores publicó el libro “Sustancia de hígado” de la escritora salvadoreña Michelle Recinos donde incluye un cuento ganador de un premio. ¡Un logro que merece nuestras felicitaciones! Según la casa editorial, la embajada de El Salvador en Guatemala solicitó a Filgua que excluyera la presentación del libro en la feria, mientras que los salvadoreños afirman que nunca estuvo programado. Entiendo que, por razones diplomáticas, la verdad completa no siempre se nos revela, pero de ser cierto que se impidió la presentación de un libro debido a discrepancias con su contenido, sería un acto lamentable, reprochable, abominable y reprensible, especialmente en un evento donde la esencia misma son, pues, los libros.

Dice el cuento de la Michelle que “ […] los pendejos de la Asamblea habían aprobado algo para sacar soldados a la calle” y que “[…] este país está cada día más pendejo. Estamos cada día más pendejos”. ¿Será que a la gente a cargo de la moralidad de nuestro país no le gusta esa palabra, es decir, la palabra “pendejo”? ¿Será que somos superiores a los medios del primer mundo donde hay programas de sátira para exponer a sus políticos?

Las especulaciones de censura en torno a “Sustancia de hígado” me causaron indignación a tal grado que, indignado, me dirijo al stand de F&G Editores en la Filgua y me encuentro, con sorpresa, ejemplares en sus estantes:

Tal parece que los censores no hicieron bien su trabajo, pero sí el de alentar a la curiosidad por el libro y avivar un sentimiento de rechazo a la censura:

¡Es que somos tan frágiles cuando nos tocan estos temas! Es más fácil replicar emociones que investigar lo que realmente sucede. En El Salvador no hay crítica literaria, desafortunadamente. Y afortunadamente, no hay gente que lea obras destinadas al público y que censure la literatura que se produce. El planteamiento de Michelle es muy de frente a lo que sucede en El Salvador, pero no es un “peligro para la moral y la integridad de las juventudes”. No importa, de igual forma tenemos libertad de expresión, o la ilusión de esta, y no se le ha notificado a la escritora que su obra esté siendo censurada o que tenga que hacer modificaciones en su trabajo para adaptarse al régimen.

Esta situación me deja un sinsabor porque como escritor anhelo expresar lo que yo quiero sin temor a que me corrijan la plana o me censuren basados en criterios de moralidad o afinidad política. No obstante, también me surge la sospecha de que todo esto podría haber sido una estrategia publicitaria para generar interés en el libro de nuestra compatriota. Y, de hecho, su obra fue tema de conversación en la feria, despertó la curiosidad del público y se vendió con éxito.

Sea como fuere, este episodio, como tantos otros en el paisito, deja en evidencia la importancia de preservar la libertad de expresión y el respeto por la diversidad de opiniones, incluso si estas critican o confrontan la realidad que enfrentamos o llama pendejos a los legisladores. Solo así podremos nutrir un ambiente literario próspero y genuino en el que las ideas de las nuevas generaciones puedan florecer sin temor a ser silenciadas.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Nelson López Rojas
Nelson López Rojas
Catedrático, escritor y traductor con amplia experiencia internacional. Es columnista y reportero para ContraPunto.

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias