spot_img
spot_img
domingo, 09 de mayo del 2021

Gobierno eficaz: Deportación de centroamericanos

En pocas cosas es tan eficaz el gobierno de México como en la deportación de los centroamericanos. En los últimos cinco años el í­ndice de la misma creció en 116%, según la Encuesta sobre Migración en la Frontera Sur (2004-2015), publicado por CONAPO.  

Los centroamericanos deportados en 2010 fueron 61,000 y en 2015 llegó a los 132,000. En ese año el mayor número de los devueltos a su paí­s correspondió a Guatemala con 59,482 seguido de Honduras con 45,656 y El Salvador con 26,517.

La totalidad de los deportados entraron a México por la frontera de Guatemala. El 34.3% por Ciudad Hidalgo, Chiapas, y el 21.9 % por la de El Ceibo, Tabasco. El otro 44% por alguno de los otros ocho puntos fronterizos. 

El estudio registra que 50,000 de los migrantes entraron al paí­s caminando y 30,288 lo hicieron en tubos de llanta o nadando. Y sólo 1,588, el 1.2%, en lanchas o embarcaciones por el mar.

Del total de los deportados 86,739, el 65%, solo querí­a pasar por México para ingresar a Estados Unidos, y 44,926, 35%, tení­an contemplado quedarse a vivir en el paí­s, de acuerdo con el estudio. 

El 94% de los deportados fueron detenidos por las autoridades en carreteras o en calles de ciudades mexicanas. El 5.5% indica que en otros lugares.   

Antes de ser detenidos, para luego ser deportados, 62,868 vivieron algunos dí­as en Chiapas, 19,510 en Tabasco, 13,990 en Veracruz y 3,490 en Tamaulipas.

De ellos sólo 2,425 tení­an algún documento migratorio, que en todos los casos fue la Forma Migratoria de Visitante Local (FMVL), que se entrega para el ingreso legal a las ciudades de la frontera de México con Guatemala.  

 Cuentan con primaria completa 41,280 de los deportados, 28,371, tienen estudios entre los siete y nueve años, que corresponde a la secundaria, 27,164 entre uno y cinco años de estudios y 14,246 no contaban con ningún grado escolar.

La migración centroamericana hacia Estados Unidos y México no se va a parar en los próximos años. Las condiciones económicas y de violencia de los paí­ses del Triángulo del Norte (Guatemala, El Salvador y Honduras) van a continuar.     

En los últimos tres años, México ha deportado más del doble de los centroamericanos que Estados Unidos. ¿Ese es el papel que le toca jugar a México en Centroamérica? ¿Ese trabajo es la parte fundamental de la polí­tica exterior con esa región? 

En lo que queda de este gobierno está claro que no hará cambios en la polí­tica exterior con la región y en particular con su eficaz programa de deportar centroamericanos.

Es necesario y urgente que cambie la polí­tica exterior con Centroamérica, clara zona de influencia de México, que exige, entre otras cosas, se modifique las deportaciones masivas de los últimos años. 

Twitter: @RubenAguilar

Rubén Aguilar Valenzuela
Rubén Aguilar Valenzuela
Columnista y analista de ContraPunto. Doctor en Ciencias Sociales, con una Licenciatura y Maestría en Sociología y Estudios de Desarrollo Institucional; exfuncionario del gobierno mexicano.

Últimas entradas