spot_img
spot_img
domingo, 17 de octubre del 2021

Excombatiente: el sueño de la estadí­a en la Cuba de Fidel

El excombatiente, ahora parte de ALGES, recibió en Cuba atención psicológica, fí­sica y le otorgaron una prótesis

spot_img

La vida de Juan Carlos Alvarado, un excombatiente del FMLN, dio un giro inesperado en 1985 cuando una mina lo dejó mal herido y su pierna derecha fue amputada, recibió ayuda en El Salvador, pero debido a la atención que requerí­a, dos años después, fue enviado a Cuba, experiencia que califica de “agridulce”.

Su salida en 1987 fue negociada entre la guerrilla y la Fuerza Armada de El Salvador (FAES), en la que prisioneros de guerra del ejército serí­an puestos en libertad a cambio de que la FAES concediera el paso para que lisiados de guerra pudieran ser enviados a distintos paí­ses donde recibirí­an ayuda. 

“Dichosamente a mí­ me tocó viajar a Cuba y tener la oportunidad de solidaridad del pueblo cubano que Fidel habí­a construido con la revolución”, dijo Alvarado. Agregó que la “experiencia (de llegar a Cuba)  era un sueño del que no lograba despertar, fue un sueño agridulce el estar en la Cuba de Fidel”.

El excombatiente, ahora parte de ALGES, recibió en Cuba atención psicológica, fí­sica y le otorgaron una prótesis.  Alvarado es uno de los cientos de excombatientes de la guerrilla que recibió ayuda en Cuba. 

Alvarado aseguró que la atención al llegar a Cuba fue de manera integral y que ” fue un agrado de cómo nos recibieron en cuba, recibir y conocer esa experiencia de un pueblo que habí­a logrado un desarrollo gracias a la revolución nos llenaba de esperanzas y nos daba aliento para recuperarnos”.

Él estuvo junto a cientos de lisiados de la guerra  en el campamento "26 de Julio",, en la Habana, lugar al que habí­an bautizado como “el pequeño territorio salvadoreño en Cuba”. En ese lugar le proveí­an de todo lo necesario para  vivir.  “Vimos los frutos de la revolución que Fidel inició, nos dejó legados de principios de solidaridad de los pueblos”¦ nos enseñó la manera de cómo ayudarnos entre nosotros “, expresó Alvarado.

“Estar fuera del paí­s mediante una circunstancia así­,  que uno tampoco la planificó de esa manera no es fácil, sentirse fuera de su ambiente, pese a la guerra, era triste.  Añorábamos estar acá, pero el hecho de que en Cuba nos reuniera  nos ayudó, mantuvimos un poco de nuestro paí­s entre los compañeros”, aseguró.

Alvarado narra que la ayuda recibida en Cuba fue integral, no solo atención médica, pues les impartí­an cursos de albañilerí­a, mecánica automotriz, capacitaciones sobre el manejo de rayos X, cursos para la elaboración de prótesis y órtesis. Además jornadas de alfabatización.

 “Todos, los que recibimos ayuda, ante su muerte estamos tristes, pero  expresamos gratitud, con Fidel y su pueblo, los que la vivimos somos los que con más naturaleza ahora lo expresamos  porque lo vivimos, porque lo sentimos y gracias a esa  solidaridad, ahora muchos siguen con vida”, expuso Alvarado.

 La guerra salvadoreña duró 12 años y dejó más de 75.000 muertos y más de 8.000 desaparecidos. 

Artí­culos relacionados: 

Excombatientes a la espera de ser favorecidos

Exhumaciones dan nueva esperanza en El Mozote

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias