spot_img
spot_img
viernes, 24 de septiembre del 2021

Equipos de búsqueda arqueológicos y antropológicos forenses

spot_img

Por Ricardo Sosa

Durante una década he podido estudiar, conocer, investigar, aprender, y proponer recomendaciones y sugerencias al Estado salvadoreño sobre el tema de personas desaparecidas por violencia en el presente siglo por crimen organizado, pandillas y personas particulares, y es lamentable que la mayoría de ellas continúan sin implementarse en especial las relativas a las víctimas y sus familiares. El Estado no ha sido eficiente, y su trabajo ha sido en extremo lento, y pareciera que solo es responsabilidad de la FGR y PNC. No disponemos ni siquiera de un registro único de personas desaparecidas. Si no sabemos cuántos son, y quienes continúan desaparecidos, esperar que se busquen es menor probable.

La semana anterior con motivo del Dia Internacional de las víctimas de la desaparición forzada fui invitado como ponente a un foro donde el público principal eran familiares de víctimas de desaparición, al finalizar el evento pude compartir con muchos de ellos y ellas que se me acercaron a compartir sus casos, y todo el proceso de revictimización desde la década anterior. Es tanta la impotencia de saber que se proponen recomendaciones y no se atienden. Nadie de esas personas ha renunciado a encontrar a su familiar vivo o muerto.

Por lo anterior insisto en mi propuesta impopular, pero humanitaria y con enfoque victimológico, es que el Estado salvadoreño conforme equipos de búsqueda y rescate arqueológicos y antropológicos forenses para que se busquen en fosas y cementerios clandestinos los cuerpos que se encuentren enterrados desde hace años. Estos cementerios son ocultos e ignorados por los familiares, pero hombres y mujeres que están en prisión, y los que son capturados, si pueden colaborar con la FGR, PNC y el IML para orientar o decirles a donde están, por supuesto se puede hacer uso de los recursos y beneficios que otorga la ley para que gocen de alguna redención o disminución de pena, no se debe descartar ninguna posibilidad de ley.

La década anterior dejó más de 32,000 denuncias de personas desaparecidas en sedes fiscales a nivel nacional, se requiere de las ciencias forenses y auxiliares actúen con altos estándares éticos, profesionalismo, de forma articulada, multi e interdisciplinaria. La arqueología y antropología forenses tienen importancia vital para la localización, exhumación e identificación. Arqueólogos forenses no disponemos en El Salvador, pero si hay arqueólogos, que pueden certificarse en especialidad forense. Lo cual brindaría aportes en el estudio de la estratitografía o capas de la tierra, reconstruir secuencia de hechos y formular hipótesis, brindar asesoría y consejo al equipo multi e interdisciplinario, interpretara las fosas, contextos de la desaparición, y deposición de los cuerpos que se atribuyan a grupos criminales. Mi propuesta es contar con al menos un arqueólogo forense para cada zona del país, y reforzar el departamento de antropología forense en el IML con más personal certificado.

Los equipos de búsqueda deben ser integrados por personal profesional, graduado, y especializado, y contar con tecnología de punta como georadares, alquiler de satélites, que permiten hacer estudios prospectivos sin necesidad de excavar, además se convierte en prueba técnica pericial irrefutable, drones, tecnologia LiDAR (laser imaging detection and ranging) vuelo aéreo transportado que permite ubicar puntos de interés de alteraciones realizadas por humanos donde se pueden desarrollar las excavaciones arqueológicas con objetivo forense, caninos adiestrados, y otros recursos, solo de esta manera lograremos como país mejorar y aumentar los porcentajes de identificación de restos humanos para que sean entregados a sus familias.

Los desaparecidos en El Salvador nos deberían de hacer falta a todos, no solo a sus familiares. Que espera el Estado salvadoreño, que desaparezcan personas de apellidos rimbombantes, de la élite del país, como en los secuestros para reaccionar; vamos a la búsqueda de los desaparecidos, brindemos una respuesta a las familias que han esperado por años, debemos de llevarlos de regreso a casa.

spot_img

También te puede interesar

Ricardo Sosa
Máster en criminología , experto en seguridad pública, nacional y ciudadana. Columnista y analista de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias