spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
miércoles, 28 de julio del 2021

El tablero se ha movido: ¿es eso bueno o malo?

La llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos ha modificado muchas cosas. No solo los ciudadanos de ese paí­s siguen con temor y temblor sus movimientos, también lo hacen millones de personas en paí­ses fronterizos (México) o “cercanos” (El Salvador). Por otro lado, a medida que pasan los dí­as, asistimos a la transformación de los equilibrios de poder en el mundo entero, con la aparición de “interesantes protagonistas” (Rusia y China).

El tablero se ha movido, pero este movimiento aún no es claramente percibido por muchos crí­ticos del nuevo presidente. Veamos, por ejemplo, lo que sucede con su anuncio de que Estados Unidos se retirará de varios acuerdos comerciales y de cooperación económica. ¿Es eso bueno o malo? ¿Deberí­amos insultarlo o aplaudirle? Desde hace varios años, los movimientos “antiglobalización” lucharon contra el neoliberalismo y se opusieron a tratados como el CAFTA. ¿Qué dirán ahora? ¿No era eso lo que querí­an, el rechazo de los TLC? Bajo esta “lógica”, Donald serí­a “un buen tipo”. Sin embargo, algo nos dice que sus decisiones causarán toda clase de problemas. Entonces, ¿Trump ya no serí­a “tan bueno”?

La debilidad de estas “conclusiones” aparentemente válidas las dos tiene su origen en la tendencia a evaluarlo todo en términos de “bueno o malo”, que en realidad no sirve para hacer distinciones útiles. Algo de esa matriz se percibe en las propaganda “antiTrump” que lo contrapone a un Obama convertido en “caballero gentil” y santo de traje y corbata. Frente a esta tonterí­a, un poco de “memoria histórica” serí­a buena para poner en su sitio a los presidentes anteriores entre los que hay varios criminales de guerra y destructores de naciones y quizás entonces podrí­amos hacer comparaciones que sirvan.

Otra limitación de muchos crí­ticos es la poca o nula importancia que le dan a los problemas que enfrenta el proyecto neoliberal, al ascenso de nuevos nacionalismos y a la crisis de la supremací­a estadounidense, escenario heredado por Trump de sus antecesores. En realidad, el tablero ya estaba movido cuando llegó el nuevo Mr. President y a él le toca ver cómo resuelve una partida que se le complica cada vez más. Por un lado, Rusia ha llegado a disputar el papel hegemónico de Estados Unidos, asumiendo el rol de “pacificador” que se atribuyera Bush padre, en su momento. Pero no nos engañemos, las propuestas de paz rusas en Siria son un duro golpe a los intereses estadounidenses y europeos en la región. Por su parte, China está lista para asumir su rol de lí­der económico mundial y ya hay declaraciones de sus dirigentes en esa dirección.

Con un tablero movido en su contra y dos contrincantes que juegan muy bien al ajedrez de la lucha por la dominación mundial y con vocación imperialista, ¿deberí­a extrañarnos que Estados Unidos se comporte como matón de barrio? Parafraseando a Slavoj ýiþek, son “tiempos interesantes”. Ojalá terminen pronto.

(*) Académico y columnista de ContraPunto

spot_img

Últimas entradas