spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
jueves, 05 de agosto del 2021

El Salvador dice “no” a la minerí­a metálica

El paí­s está a un paso de contar con una ley que prohí­ba la práctica nociva para la salud y el medio ambiente. La última palabra la tienen los diputados de las diversas fracciones

spot_img

“La bola está en la cancha de la Asamblea Legislativa y es ahora cuando no debe haber un paso atrás en la prohibición de la minerí­a metálica”, afirma el activista de la Mesa Nacional Frente a la Minerí­a Metálica, Alejandro Labrador. Las miradas de organizaciones sociales, iglesia y comunidades afectadas por esta práctica están puestas en el próximo jueves 30 de marzo cuando los diputados voten ““a favor o en contra- de11 artí­culos de una legislación que prohibirí­a de manera definitiva la minerí­a metálica en El Salvador.

Labrador explica que actualmente hay Ley de Minerí­a vigente, y serí­a esta la que se derogue con una nueva normativa que prohí­ba ciertas prácticas nocivas. “Se saca de esta ley la minerí­a no metálica y se está proponiendo la regulación y la búsqueda de alternativas para la minerí­a artesanal; hay un grupo muy reducido de familias que la practica en La Unión, en donde hubo un antecedente de minerí­a metálica”, apunta.

La Comisión de Medio Ambiente del parlamento salvadoreño, aprobó el pasado martes por unanimidad los 11 artí­culos para ley en medio de la señalada polarización, y si se logra mayorí­a en la próxima plenaria se pondrí­a fin a una práctica que atenta contra el bienestar de varias comunidades del paí­s y el medio ambiente.

La Mesa Nacional Frente a la Minerí­a Metálica, al igual que otras organizaciones aplaude la decisión, aseverando que va por el rumbo correcto, y esperan contar con al menos43 votos para su total aprobación. “Esperamos que esta buena voluntad la discusión positiva y técnica que se dio en la comisión ahora se traduzca en los votos que hacen falta para la prohibición”, remarca Labrador.

La iglesia ha reconocido la minerí­a como una industria contaminante que atenta contra lo que denominan la “casa de todos”. Esta visión y el acompañamiento a las organizaciones han dado un mayor empuje a la causa.

Por otro lado, Labrador sostiene que la polí­tica pública se ha visto estancada al igual que debates fundamentales como el del agua. “Tanto los movimientos como la iglesia ven como una segunda prioridad en el panorama ambiental la prohibición de una industria que podrí­a comprometer el rio Lempa y otras fuentes hidrográficas de las que depende la mayorí­a de la población”, dijo.

Este paso es, a juicio de las organizaciones, una victoria principalmente para las comunidades que hace unos años empezaron a detectar que la minerí­a metálica no es una amenaza solo para ellos sino para todo el paí­s. La lucha de las comunidades desembocó en una escalada de presión: demandas, persecución de ambientalistas, comunicadores y asesinatos que aún están impunes.

Asegura que el reto es seguir abriendo espacios para una sociedad más participativa, que represente a los sectores más vulnerables y más desprotegidos, que las polí­ticas en materia ambiental se acerquen cada vez más a su realidad y que El Salvador se deje de ver como “una finca sobre la cual deciden pocos”.

La comisión resolvió en tiempo récord la petición expresa de la Iglesia Católica junto a la Universidad Centroamericana “José Simeón Cañas” (UCA) y otras entidades. De aprobarse, la ley serí­a de orden público y tendrí­a carácter retroactivo, es decir que los permisos o solicitudes que ha otorgado o estudia el Ministerio de Economí­a (MINEC) para explotación y exploración minera quedarí­an sin efecto.

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias