spot_img
spot_img
jueves, 16 de septiembre del 2021

Dejan en libertad a “Chepe Diablo” porque no cometió lavado de dinero, según Cámara

spot_img

La Cámara Segunda de lo Penal de San Salvador, exoneró por el delito de lavado de dinero al empresario José Adán Salazar Umaña, mejor conocido como Chepe Diablo y al exalcalde de Metapán, Juan Umaña Samayoa.

Los abogados defensores habían interpuesto dos recursos de apelación argumenta que no había delito que perseguir y doble persecución. Al resolver los escritos las magistradas les dieron la razón a los abogados y han exonerado a los imputados.

La Fiscalía los acusó de lavado de dinero utilizando como delito precedente la evasión de impuestos, ilícito que en el año 2014 enfrentaron en los juzgados de paz de San Salvador y por el cual fueron sobreseídos tras pagar el dinero evadido.

La Cámara ha dicho que no podían ser procesados porque se convirtió en una doble persecución y no quedaba más que exonerarlos.

Con el fallo del tribunal superior se da por culminado un largo proceso penal que comenzó el 4 de abril del año 2017 cuando la Fiscalía General de la República ordenó que se capturaran a nueve personas a quienes se les señaló de pertenecer al Cartel de Texis, siendo los supuestos cabecillas, José Adán Salazar Umaña y el exalcalde de Metapán Juan Umaña Samayoa.

La Policía Nacional Civil solo capturó a Chepe Diablo, Romelia Guerra, Sara Paz Martínez y Susana Nohemy Martínez, el 25 de octubre del año 2018, en el kilómetro 33 y medio de la carretera Panamericana, a inmediaciones del desvío a San Juan Opico, La Libertad, fue detenido Umaña Samayoa.https://diarioelsalvador.com/matan-a-excandidato-a-alcalde-y-exconcejal-de-gana-de-metapan/82581/embed/#?secret=TsGKrEd986

Mientras que el 23 de febrero de 2021, José Adán Salazar Martínez, hijo de Chepe Diablo, se presentó al Juzgado Cuarto de Instrucción para someterse al proceso tras huir casi cuatro años. Wilfredo Guerra, Tránsito Ruth Mira de Guerra y Miriam Haydee Salazar de Umaña; hijo, nuera y esposa del exalcalde de Metapán, siguen huyendo.

El 7 de abril de 2017, cuando los fiscales especializados en investigación de lavado de dinero remitieron a los acusados al Juzgado Cuarto de Paz de San Salvador, aseguraron que habían terminado de desarticular el denominado Cartel de Texis, ya que la indagación de varios años había iniciado a tener resultados en el 2013 cuando en Santa Ana y Ahuachapán fueron detenidos varios narcotraficantes que ya están condenados, entre ellos Roberto Antonio Herrera Hernández, apodado el «Burro».

El Cartel de Texis, según las declaraciones que investigadores han dado como testigos en los tribunales, se infiltró en instituciones como la Policía Nacional Civil (PNC) durante los gobiernos de ARENA, altos jefes policiales aparecieron salpicados, pero nunca fueron procesados. Políticos y funcionarios del Órgano Judicial también estaban en la lista de colaboradores de la organización.

La última revelación que testigos hicieron en el juicio es que Chepe Diablo siempre fue perfilado como el jefe del Cartel de Texis y además hizo negocios con políticos entre ellos el exvicepresidente de la República y actual secretario general del FMLN, Óscar Ortiz.

En la vista pública que comenzó el 26 de octubre del año 2020 y finalizó el 12 de febrero de 2021, la Fiscalía General de la República a través de análisis financieros contables expuestos por peritos determinó que los cinco enjuiciados y los otros cuatro imputados, entre ellos tres prófugos; supuestamente lavaron $132 millones.https://diarioelsalvador.com/cierran-bartolinas-policiales-en-san-marcos-y-apopa-y-trasladan-reos-para-evitar-hacinamiento/82512/embed/#?secret=qqrWMfZNWE

Esa cantidad se extrae de la movilización de $508 millones que entre los años 2003 al 2015 los nueve imputados hicieron a través de las sociedades Hotesa S.A de C.V. y Agroindustria GUMARSAL S.A de C.V., para los fiscales, esos millones de dólares que transitaron por el sistema financiero no es más que un incremento patrimonial no justificado.

En el análisis del Ministerio Público, cuando no declararon al fisco los $508 millones le causaron al Estado salvadoreño un perjuicio económico de $132 millones de ahí que esta cantidad evadida se convirtió en el conocido como delito precedente de lavado de dinero.

En el desglose que los peritos presentaron a los jueces detallaron que Chepe Diablo, el exalcalde de Metapán y las otras tres procesadas supuestamente lavaron $103 millones, mientras que José Adán Salazar Martínez, hijo de Chepe Diablo; Wilfredo Guerra, Tránsito Ruth Mira de Guerra y Miriam Haydee Salazar de Umaña; hijo, nuera y esposa del exalcalde de Metapán, habrían blanqueado $29 millones.

spot_img

También te puede interesar

Carlos Francisco Hernández
Periodista y redactor de ContraPunto. Especialista en temas políticos, sociales y judiciales
spot_img

Últimas noticias