spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
miércoles, 08 de diciembre del 2021

De venganzas, niñez agraviada, guerras fratricidas y desengaños en el IV Festival Hispano-Salvadoreño

spot_img
  • Por Roberto Carbajal                                                                                                                  

Ojo Crítico

Concluyó el IV Festival de Teatro Hispano-Salvadoreño, después de 4 producciones nacionales con diversidad de temáticas las que observamos :   la primera obra a escena fue “Nada volverá a hacernos daño” de Carmen Soler  con la puesta en escena de Teatro del Azoro ; dos mujeres buscan vengarse de sus propias parejas , al parecer logran su cometido, sin embargo les sale el tiro por la culata , un conflicto dramatúrgico  que no logra su pleno desarrollo  , el espacio escénico muy bien construido y un final traicionero donde la  confianza se vuelve venganza.

Por su parte Teatro Conjunto trajo a las tablas una comedia   más bien un drama con momentos cómicos y hasta absurdos con la obra “Al ritmo de tu cuerpo” de Luis O’Malley; algunos diálogos  recitados aunque logran el cometido cómico textual, movimientos  escénicos innecesarios , tres historias diferentes pero con temas comunes: encuentros inesperados y desencantos.

Proyecto Dionisio llevó a escena “Camino del Cielo” del galardonado dramaturgo Juan Mayorga, toma como eje fundamental de su obra el Holocausto”, la puesta en escena sufre algunas adaptaciones y se pone en el  contexto nacional sobre los horrores de la guerra; y el engaño a una representante  internacional sobre que toda la realidad es un cielo pero la verdad es un infierno;  la estructura metálica quita espacio y visión al desarrollo de las escen, por momentos el ritmo se vuelve lento.

El Festival  cerró con “Los Niños Perdidos” escrita por Laila Ripoll, actriz, directora y dramaturga con varios premios en su haber; La obra aborda el tema de la niñez desprotegida en la España del franquismo y como estos niños sufren en un convento, las cajas como refugios funcionan bien pero muchas escenas se vuelven lineales, el desenlace surge sin la resolución del conflicto, un vejamen que los niños son vulnerables y los verdugos son sus propios protectores.

Esto nos dejó esta IV edición gracias al Centro Cultural de España y el apoyo que da a las artes escénicas nacionales.

spot_img

También te puede interesar

Roberto Carbajal
Actor y gestor cultural; docente universitario; profesor Educación Artística, Máster en Investigación Social. Columnista y colaborador de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias