spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
jueves, 29 de julio del 2021

Aquellas Conferencias de Prensa

La mejor escuela de Periodismo es la redacción de un periódico, sin duda la formación académica puede agregar a la acuciosidad del periodista por vocación

spot_img

Era la década 1960. En aquellos tiempos, los buenos periodistas empí­ricos hací­an excelente periodismo. Orientaban a las nuevas generaciones, que hoy van a la profesionalización, en universidades o en centros especializados. Así­ que la cosa no comenzó ahora, aquel Periodismo empí­rico sentó las bases para el quehacer actual, que procura el mejoramiento integral que de los periodistas, capaces y éticos, espera la sociedad entera.

Una de las prácticas viciadas, por frecuente, se daba en algunas conferencias de prensa, cuando la fuente informativa trataba de inducir al reportero a que hiciera preguntas prefabricadas, para evitar que el funcionario expositor fuera sorprendido con interrogantes delicadas o que le crearan situaciones embarazosas, ante la exigencia de respuestas comprometedoras.

Omisión voluntaria de nombres, pero no de las instituciones, el Ministerio de Defensa quedaba en la planta baja, esquina sur oriente, del Palacio Nacional. Eran los dí­as de mayor convulsión social, que generaban constantes manifestaciones populares contra los gobiernos militares de turno, en demanda de justicia y cese de la represión.

   – Shhh, venga por aquí­, por favor”¦

Era la voz de un ordenanza del Ministerio quien, con mucha cortesí­a, invitaba al periodista a desviarse de la entrada principal y pasar a una especie de bodega, donde se guardaban los implementos para el aseo.

   – Esta es la pregunta que tiene que hacer”¦ -me dijo el ordenanza cierto dí­a de conferencia, extendiéndome un papel doblado.

   – Pregunta, ¿cuál pregunta”¦? -le interrogué sorprendido.

   – La que tiene que hacer usted al señor Ministro, ¿o acaso me equivoco y usted no viene por el periódico X”¦?

   – Yo tengo mis propias preguntas”¦ -dije buscando de nuevo la salida, hacia la sala de conferencias

   – Perdone”¦ y por favor”¦ que no se sepa”¦

Quien no sabí­a nada de esa práctica alienante era yo, principiante entonces de los ajetreos periodí­sticos y sus bemoles. Otros noveles periodistas sufrieron la misma sorpresa, aunque los habí­a también quienes -algunos quizás desde hací­a mucho tiempo- le hací­an el juego a la fuete informativa, aun cuando eran hechos muy difí­cil de comprobar.

Estos casos si bien parecí­an frecuentes, eran la excepción en el marco de un trabajo responsable y de servicio de los veteranos, cuya experiencia misma impulsaba  los noveles hacia el mejoramiento de un Periodismo acorde con las exigencias de la sociedad. La enseñanza académica irí­a dando pasos lentos pero seguros, hacia la formación integral del periodista, sin desconocer el eficiente y honesto trabajo de la mayorí­a de los periodistas en ejercicio.

Si, como dijo alguien, la mejor escuela de Periodismo es la redacción de un periódico, sin duda la formación académica puede agregar a la acuciosidad del periodista por vocación, los ingredientes necesarios de cultura general y ética profesional, que el verdadero ejercicio demanda.

spot_img

También te puede interesar

Renán Alcides Orellana
Académico, escritor y periodista salvadoreño. Ha publicado más de 10 libros de novelas, ensayos y poemas. Es columnista de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias