spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
martes, 03 de agosto del 2021

¿Tiene miedo?

¿Qué tal el ensayo? Mike Pompeo ex director de la CIA y actual Secretario de Estado de EEUU el 20 de marzo pasado en conferencia de prensa junto a Donald Trump hablando sobre la emergencia por el COVID19 dijo a CNN «we are in a live exercise here» Trump que no es precisamente un tonto, lo refuta: «you should have let us know».

La inseguridad que provoca lo desconocido nos produce miedo. Las religiones basan su efectividad en dos funciones vitales para la mayoría de personas. Nos dicen: «al morir hay un paraíso y un infierno, tú decides con tus acciones a donde terminarás». Al tener la certeza –por fe- de que hay vida después de la muerte confiamos en que si seguimos los mandamientos (reglas) viviremos en el reino celestial. La otra es que desarrolla lazos de solidaridad entre y solo con sus feligreses.

La situación actual lo que menos tiene es certeza. La pandemia COVID19 no es solo sanitaria, es económica y también política. La mayoría acostumbradas al día a día, la macdonalización de la cultura y el fashion observa de repente como un médico es más importante que un futbolista y que lo que diga un influencer no puede contener las claves para superar esta situación. Incluso la religión (al suspender sus actos públicos) dio paso a la ciencia.

Todo esto nos produce lesiones físicas y emocionales. Es normal sentir miedo y angustia. Es lo que nuestro cerebro reptil procesa como autodefensa. Pero lo que no debemos permitir es que nos provoque fobias ya que nos hace sobre-reaccionar frente a situaciones que esta pandemia le presentará a cada uno.

La actual situación sanitaria es particularísima. Nadie (a menos que sea mayor de 100 años) puede decir que antes estuvo en una situación similar. Nadie. La última pandemia que vivió la humanidad data de 1918, la llamada gripe española (en realidad comenzó en EEUU) que afectó a personas jóvenes incluso animales y dejó en un año como 40 millones de muertos.

¿Cómo notar si ya le afecta en sus emociones la pandemia? Hay dos roles definidos en la actual crisis sanitaria: si usted continúa trabajando es porque su actividad es esencial. Tiene que seguir las medidas sanitarias que han indicado las autoridades porque eso da la confianza de que todo estará bien y se protegerá del COVID19. La otra es en casa, debemos entender que no salir a la calle para lo estrictamente necesario es la única forma de prevenir la enfermedad. Sencillo. Entonces hay que crear una rutina acorde con nuestra realidad y cumplirla.

¿Qué debemos tener claro? Las medidas de higiene (lavarse las manos y estornudo de etiqueta), distancia social y quedarse en casa es lo que todos debemos saber para que el COVID19 no se propague. Si usted pasa pendiente de sobre manera de los temas del corona virus e incluso comienza a compartir todo lo que le llega o encuentra sobre el tema con sus contactos sin importar si es cierto o falso es una señal de obsesión. Está siendo afectado. Alteraciones del sueño que no pueda dormir o no pueda despertar, alteraciones de la alimentación comer mucho o dejar de comer. Los extremos son la señal de que sus emociones le han rebasado.

Igualmente hagámonos a la idea que el regreso a la normalidad será escalonado, que puede haber un rebrote y que esta no será la última pandemia o epidemia que sufriremos. Recuerde que ya estábamos acostumbraos a sequias en nuestra fértiles campiñas, erupciones de nuestros soberbios volcanes e inundaciones de nuestros ríos majestuosos por huracanes y tormentas. Terremotos en el valle de las hamacas. Guerras. Toca ahora incluir olas de epidemias o pandemias y estar preparados. Con suerte para la próxima ya no estemos aquí.    

Corolario:

En torno al COVID19 ni entre científicos existe unanimidad. Manuel Enrique Hinds en EDH el pasado 3 de abril en una columna de opinión sostenía lo siguiente: « (… en una aglomeración una sola persona infectada puede contagiar a 20), tendríamos más de 15,000 infectados en 15 días».

¿Qué dicen los inmunólogos sobre el contagio? Que un contagiado de COVID19 puede contagiar de 2 a 3 personas. El sarampión –por ejemplo- puede contagiar a 7 personas y ha matado en toda su historia a 200 millones de personas.

Es evidente el sesgo en lo escrito por el ingeniero Hinds, buscaba, crear desilusión sobre lo que el gobierno está haciendo. Pero más allá de los errores que se puedan dar dentro de esta particular pandemia si usted tiene dudas sobre el tema del coronavirus los expertos son: infectólogos, epidemiólogos e inmunólogos. Y sobre las noticias se sugiere buscar los canales oficiales de diferentes organismos serios en los que usted confíe y ser respetuoso si los otros no confían en ellos. Importante para la convivencia: no trate de imponer sus luces y sombras a los otros. 

spot_img

Últimas entradas