spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
martes, 22 de junio del 2021

Necro-Nación

spot_img

Recuerdo que a principios de los noventas, cuando el conflicto armado había terminado, se habían venido los desmovilizados de ambos bandos a la ciudad, desocupados,  pero con ganas de saquear y matar, llegaron a una panadería , manosearon a una mujer, y un señor indignado les reclamó por el acto abusivo contra la señorita, los sujetos esperaron que el señor pagara, lo raptaron, le dieron un disparo en la frente y quedó  tendido sobre un cuneta de una calle principal, llegó una ancianita, y no se a donde consiguió una sábana, y lo cubrió mientras la sangre corría sobre la cuneta. Sacó dos velitas y puso una cerca de su cabeza y la otra cerca de los pies, mientras oraba por el alma del asesinado con respeto, sin ser nadie del difunto, lo honró. La violencia social  pos guerra era algo común, pero había gente que aun respetaba a esas personas que por desgracia encontraban la muerte en las calles de la ciudad a manos de despiadados asesinos La posguerra y la pobreza trajo consigo la conformación  de grupos delictivos bandas de ladrones, secuestradores y maras, la muerte era  normal , actualmente  la gente ha perdido la sensibilidad por  esas personas que mueren a pleno sol, ahora es común de que alguien pase sobre los cadáveres en las aceras y siga su vida como si nada, o basta con lavar con agua la acera manchada de sangre de algún desconocido asesinado.  Vivimos en una necro – nación, en donde resolver los problemas sociales que  terminen en muerte es algo normal y cultural del comportamiento de la sociedad. Donde impera la rencilla, la envidia, la intolerancia y el pago por matar a alguien y es normal, lo anormal sería que no hubiera muertos. En 2015, justo en frente del lugar donde fue asesinado aquel señor por los ex combatientes ladrones, una patrulla de la PNC venía dando persecución a un grupo de cuatro pandilleros que habían robado un pickup, como a doscientos metros iniciaron un enfrentamiento, y los pandilleros en su afán de huir de la policía,  intentaron ingresar a una colonia privada pero se encontraron que los portones estaban cerrados, fueron abatidos por la policía y todos murieron acribillados, la escena era dantesca,  el doble de sangre de aquel pobre señor hace casi 30 años. Los policías aun con la adrenalina al cien gritaban que nadie tomara fotos, y que las personas se alejaran del área mientras acordonaban la zona, estuve a pocos metros de la masacre mientras los cuerpos colgaban sin vida del pick up, estaba frente a una escena más de la necro – nación,  (Del Griego Nekrós: “Muerto o cadáver”). Gobernantes, empresarios y ciudadanos comunes  los ha  des – sensibilizado  la Necro _ Nación, La Masacre del 32, La masacre del Mozote, la masacre de la zona Rosa,  la masacre de la UCA, El bus quemado de Corinto, y recientemente, las decenas de víctimas tiradas a las fosas  por psicópata de Chalchuapa.

spot_img

También te puede interesar

Carlos F. Imendia
Comunicador, publicista y mercadólogo salvadoreño; columnista de CintraPunto
spot_img

Últimas noticias