spot_img
spot_img
jueves, 06 de mayo del 2021

Navidad

Casaldáliga, en un poema, desafí­a el modo impuesto para celebrarla en sociedades consumistas como la salvadoreña. “Es difí­cil –sostiene– detectar El Anuncio entre tantos anuncios que nos invaden. ¿Existe aún la Navidad? ¿Navidad es Buena Nueva?”. Además, el obispo denuncia que el “buey y la mula, huyendo del latifundio, se han refugiado en los ojos de este Niño. El hambre no es sólo un problema social, es un crimen mundial. Contra el Agro-Negocio capitalista, la Agro-Vida, el Bien-Vivir”.

Mejor forma de evidenciar lo que ocurre en las entrañas de la exclusión económica y social que sufren las mayorí­as populares en el paí­s más pequeño de Centroamérica, imposible.  

En El Salvador, a quienes cierran sus ojos o voltean la mirada ante esas realidades, el apellido Casaldáliga no les dice nada; menos su poesí­a que, como esa sobre el nacimiento de Jesús, es grito indignado contra el mal común. Pero quienes en esta sufrida tierra ‒desde su dolorosa realidad y su generosa solidaridad‒ se inspiran no solo de palabra sino de obra en el beato y mártir Óscar Romero, saben que don Pedro es quien lo proclamó santo así­:

“Como un hermano herido por tanta muerte hermana, tú sabí­as llorar, solo, en el huerto. Sabí­as tener miedo, como un hombre en combate. ¡Pero sabí­as dar a tu palabra, libre, su timbre de campana! […] América Latina ya te ha puesto […] en la canción de todos sus caminos, en el calvario nuevo de todas sus prisiones, de todas sus trincheras, de todos sus altares… ¡En el ara segura del corazón insomne de sus hijos! San Romero de América, pastor y mártir nuestro: ¡nadie hará callar tu última homilí­a!”.

Don Pedro es, pues, obispo también del pueblo salvadoreño porque desde su poesí­a canonizó a Romero. Pero también por acompañar a las mayorí­as populares en el Mato Grosso brasileño, luchando por la vigencia de sus derechos y asumiendo los peligros que eso conlleva. Porque ‒tal como lo plantea este verdadero hombre de Iglesia‒ la “más esencial tarea de la humanidad es la tarea de humanizarse practicando la projimidad”.  

La Navidad es amor, dicen… Pero ese amor no es real si subsiste el dolor de la sangre derramada, el horror del hambre aguantado y el insulto de la impunidad protectora de maldad. Si esa es la realidad de las mayorí­as populares salvadoreñas, la Navidad es privilegio de pocos aunque mucha gente la “celebre” gastando sus precarios recursos en un consumo instigado desde los poderes.

Por eso, Don Pedro afirma en su poesí­a lo siguiente: “Todo puede ser mentira, menos la verdad de que Dios es amor y de que toda la humanidad es una sola familia. Dios continúa entrando por abajo, pequeño, pobre, impotente, pero trayéndonos su paz. Doña Marí­a y el señor José continúan en la comunidad. La sangre de los mártires continúa fecundando la primavera alternativa […] Y de noche surge el Resucitado. ‘No tengan miedo´. En coherencia, con tesón y en la esperanza, seamos cada dí­a Navidad, cada dí­a seamos Pascua”.

                                                                                                        

Benjamín Cuéllar
Benjamín Cuéllar
Columnista Contrapunto

Últimas columnas