spot_img
spot_img
miércoles, 27 de octubre del 2021

Julio 30-1975: crónica de una masacre anunciada

Tres años atrás, el 30 de julio de 1975, cuando Romero era Ministro de la Defensa Nacional del gobierno de Molina, una manifestación de estudiantes y particulares, fue masacrada sobre la 25 Avenida Norte, a la altura del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), con saldo de heridos, capturados y asesinados

spot_img

Este 30 de julio/2019, se cumplen 44 años de la vil masacre estudiantil, contra docentes y estudiantes de la Universidad de El Salvador (UES) y particulares, perpetrada por el gobierno salvadoreño, en céntrica zona de San Salvador. Y parece que fue ayer”¦

Un dí­a de 1978,  me llegó nueva invitación, la segunda, a aceptar la Secretarí­a de Información de la Presidencia de la República. Esta vez, el representante del presidente  Carlos Humberto Romero, Rafael Flores Lima, me ofrecí­a la plaza, sólo para cubrir el aspecto informativo y publicitario. 

Después de una breve entrevista, muy respetuosa y franca, con el representante, mi respuesta fue negativa. No podí­a aceptar -lo dije de manera diplomática- porque como universitario lamentaba los sucesos represivos que seguí­an dándose contra la ciudadaní­a. Me referí­, especialmente, a la tradicional animadversión de los gobiernos militares contra la Universidad de El Salvador (UES), que para mí­ era -y sigue siendo- mi Alma Mater.

Tres años atrás, el 30 de julio de 1975, cuando Romero era Ministro de la Defensa Nacional del gobierno de Molina, una manifestación de estudiantes y particulares, fue masacrada sobre la 25 Avenida Norte, a la altura del Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS), con saldo de heridos, capturados y asesinados. Algunos de ellos, habí­an sido, meses atrás, mis compañeros docentes y otros, mis alumnos en la Escuela de Periodismo de la Universidad de El Salvador (UES).

Fue una vil masacre anunciada. Represión y otros sucesos contra la UES, lo anticipaban.  Y la razón de la marcha del estudiantado, el 30 de julio,  habí­a sido por solidaridad con el Centro Universitario de Occidente/UES de Santa Ana, que un dí­a antes habí­a sido cateado y ocupado por las fuerzas militares, bajo la acusación de conspirar contra el gobierno y poner en peligro la seguridad nacional.

Por mi convicción y condición de universitario, me era imposible aceptar un cargo de tal naturaleza en Casa Presidencial. El representante  se mostró comprensivo y, sin ninguna contrariedad, agradeció mi visita.

Pero, la razón más importante para mi negativa inmediata, habí­a sido aquella inhumana represión sangrienta cuando, bajo sus órdenes como Ministro de la Defensa -o sea comandante de las fuerzas militares del gobierno del coronel Arturo Armando Molina- el  ahora presidente Romero y su ejército, perpetraron la vil masacre contra la Universidad de El Salvador, mi Alma Mater, el 30 de julio de 1975,

Además, porque fueron asesinados varios estudiantes de otras Facultades, algunos muy conocidos y apreciados, como Carlos Fonseca, dirigente de Sociologí­a, quien me habí­a hecho acostumbrarme a sus frecuentes visitas a mi oficina en la Dirección de la Escuela de Periodismo, para solicitarme algún material impreso o permiso para usar el mimeógrafo, o simplemente para conversar y exponer sus cuitas y anhelos.

Aún cuando la masacre estudiantil fue de grandes proporciones -entre fallecidos, lesionados y capturados- a cierto sector de la sociedad -los principales medios de comunicación y gente de derecha- les cayó en gracia y hasta celebraron el trágico suceso:

   – Bien hecho, por comunistas”¦

   – Claro, comunistas instigadores. Bien por el Gobierno”¦

Particularmente, los distintos medios de comunicación, especialmente los impresos, pusieron el sello de su tendencia ideológica al referirse pálidamente a la manifestación y su disolución a balazo limpio, las tanquetas, los heridos y las capturas, por parte del ejército y los cuerpos de seguridad.

Los titulares de las noticias de primera plana, el dí­a 31, decí­an: “Heridos ayer en manifestación”, publicó La Prensa Gráfica; y “Policí­a dispersa manifestación”, publicaba El Diario de Hoy. Otros medios, por el contrario, diferí­an en el titular y, desde luego, con objetividad en su enfoque: “Cuerpos de Seguridad masacran estudiantes”, publicó Voz Popular, en la edición de la primera semana de agosto, 1975. 

¿Cómo iba yo a aceptar un cargo dentro de un engranaje criminal y represivo, en Casa Presidencial?  Ni por necesidad extrema. Cuestión de principios. Si sólo haber atendido por cortesí­a la invitación, aunque para entonces no sabí­a la razón de habérmela girado, habí­a sido bastante y suficiente para sentirme mal.

spot_img

También te puede interesar

Renán Alcides Orellana
Académico, escritor y periodista salvadoreño. Ha publicado más de 10 libros de novelas, ensayos y poemas. Es columnista de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias