spot_img
spot_img
sábado, 25 de septiembre del 2021

Gustavito, ¿ataque o irregularidades?

La Secretarí­a de Cultura de la Presidencia (Secultura) informó sobre la muerte de el hipopótamo "Gustavito" la noche del domingo debido a las agresiones.

spot_img

La noche del domingo 26 de febrero la Secretarí­a de Cultura de la Presidencia (Secultura) hizo público un comunicado en que se informó sobre la muerte del hipopótamo del Zoológico Nacional conocido como “Gustavito”.


Según la información publicada, la causa fue la golpiza que recibió a manos de desconocidos; sin embargo, los resultados de la necropsia aún no están listos.

Muchos salvadoreños y organizaciones que velan por la protección animal se han preguntado en redes sociales si la versión del Zoológico Nacional y Secultura es del todo cierta debido a ciertas irregularidades, por ejemplo: la notificación tardí­a a las autoridades sobre el ataque al hipopótamo.

El sábado por la mañana la entidad informó acerca de lo ocurrido con “Gustavito” a través de un comunicado de prensa y expresaron “el delicado estado de salud del hipopótamo tras haber sufrido múltiples golpes en varias partes de su cuerpo”.

Según el reporte, fue atacado con objetos contundentes y cortopunzantes por personas desconocidas, lo que dejo al animal en grave estado de salud.

Tras la noticia, el ciudadano Kevin Ávalos lanzó una iniciativa a través de Change.org (plataforma de peticiones) titulada “Cierre del Parque Zoológico Nacional de El Salvador“. En esta se lee:

“Se exige el cierre inmediato del Zoológico Nacional de El Salvador al dejar en evidencia una vez más la incapacidad del parque nacional y su administración. No queda de más recalcar la condición deplorable en la que se encuentran los animales y las instalaciones, poniendo en riesgo no solo la vida de los animales, sino la vida de quienes visitan el zoológico”, dice la petición.

La petición que lleva alrededor de 22,567 firmas propone medidas alternativas al cierre para evitar recortar fuentes de trabajo, entre las que destaca: convertir el parque Zoológico Nacional en un parque familiar con diferentes atracciones temáticas para niños y adultos o transformarlo en el primer Jardí­n Botánico de San Salvador.

No es la primera vez que entidades denuncian irregularidades en el cuidado y estado de los animales en el Zoológico Nacional.

En  2004 se dio a conocer la muerte de la crí­a de león “Yulú” de cinco dí­as  de nacido. Las investigaciones concluyeron que el animal falleció debido al consumo de alimento sólido a temprana edad.

Un año más tarde, en 2005, la osa “Melosa” perdió la vida debido a una inyección mal aplicada que le provocó una infección severa en una de sus patas.

En 2013 se reportaron 36 decesos de animales dentro de las instalaciones del Zoológico. En 2014 la cifra ascendió a 60 y en 2015 se confirmaron 34 muertes.

Al ser cuestionados por este tipo de irregularidades, el director del Zoológico Nacional, Vladlen Henrí­quez, afirma que lo de “Gustavito” y los casos expuestos son totalmente diferentes.

“Ha habido otros casos pero no un caso donde se haya agredido a un animal. Es un caso diferente, uno es un ataque el otro es un hurto”, dijo Henrí­quez.

Por su parte, Silvia Elena Regalado, aseguró que el Zoológico Nacional “no puede cerrar debido a que el recinto es parte del  Patrimonio Cultura y son bienes del estado [“¦].  Después de Gustavito ya no habrá otro hipopótamo y solo se conservarán a los animales del hábitat nacional y especies pequeñas. Ya no jirafas, rinocerontes, leones, chimpancés o gorilas”, aseguró.

La secretaria de Cultura, Silvia Elena Regalado, junto con el director del Zoológico Nacional, Vladlen Henrí­quez en conferencia de prensa. Foto: Vladimir Chicas

La muerte de  Gustavito se registró a las 9:06 pm del domingo, y la necropsia fue realizada entre las 3:30 am a las 4:30 am de este lunes a solicitud de la Fiscalí­a General de la República (FGR). El procedimiento estuvo a cargo de dos médicos veterinarios externos.

Al interrogar a Henrí­quez sobre si la población podrí­a ver al hipopótamo tras el fallecimiento, este señaló que Gustavito ya habí­a sido enterrado para no  incentivar al morbo.

“Se enterró para evitar crear morbo, queremos que la gente siga recordando a Gustavito como lo que fue”¦ un hipopótamo agradable para el público”, acotó el director.

El Zoológico Nacional ha negado rotundamente los señalamientos que se le hace al parque por posibles conspiraciones de la “golpiza” a Gustavito. Han desvirtuado la posibilidad de que los golpes hayan sido propinados por empleados o que la noticia fue una cortina de humo para evadir las responsabilidades del lugar por el mal cuido del hipopótamo.

Gustavito  vivió en el Zoológico Nacional desde el 1 de octubre de 2004. Fue comprado al Auto Safari Chapí­n, en Escuintla (Guatemala), durante la gestión de Mario Guevara y el presidente de CONCULTURA Federico Hernández. El hipopótamo fue traí­do a pesar de las recomendaciones técnicas del personal del Zoológico para que no se consiguiera a otro animal de su especie.

Aquí­ una serie de reacciones de la población tras darse a conocer las condiciones en que viven algunos animales en el Zoológico:

spot_img

También te puede interesar

Redacción ContraPunto
Nota de la Redacción de Diario Digital ContraPunto
spot_img

Últimas noticias