spot_img
spot_img
domingo, 17 de octubre del 2021

Funes dedicado a la venta de joyas y carros, dice Trinchera de la Noticia

Funes es objeto en El Salvador de seis órdenes internacionales de captura, pero lo protege la protección del Gobierno de Daniel Ortega, el cual también le dio la nacionalidad nicaragüense

spot_img

Mauricio Funes Cartagena, ex presidente de El Salvador y nacionalizado nicaragüense, cumplió recientemente 61 años reconvertido en un “buhonero” (en Nicaragua significa vendedor ambulante de baratijas u objetos de poco valorque vende vehículos de lujo y joyas caras, sin tener una empresa ni pagar impuestos, de acuerdo al medio del país centroamericano Trinchera de la Noticia.

Fuentes políticas y empresariales y políticas nicaragüenses, dice el medio de prensa, han dicho que Mauricio Funes está “lavando la fortuna que se llevó de El Salvador” mediante operaciones comerciales ilegales que viene ejecutando desde hace algunos años en Nicaragua.

La Fiscalía de El Salvador ha acusado a Funes de malversar más de US$351 millones de dólares, la mayoría del cual no fue localizado aún en el vecino país. El jefe fiscal de la Unidad de Investigación Financiera (UIF) dijo que el dinero podría estar escondido, incluso enterrado.  Por este caso, Funes tiene cargos por lavado de dinero y activos y peculado.

Funes es objeto en El Salvador de seis órdenes internacionales de captura, pero lo protege la protección del Gobierno de Daniel Ortega, el cual también le dio la nacionalidad nicaragüense.

Hay fuertes sospechas, según la autoridad salvadoreña, que lo robado podría estar en paraísos fiscales o en Nicaragua.

Las nuevas evidencias sobre las actividades de Funes Cartagena confirman que se ha cambiado de residencia en las últimas semanas, tras comprar una casa en el Condominio Nuevo Horizonte, ubicado de la rotonda de la Virgen dos cuadras al norte frente a un supermercado, entre los barrios de Bello Horizonte, Villa Progreso y Portezuelo, al noreste de Managua.

Asilado y protegido por el gobierno

Funes Cartagena, vivía con su familia -su esposa Ada Michelle Guzmán y sus hijos- sumamente protegido por el Estado en residencial Las Colinas, en donde protagonizó varios incidentes públicos debido a su afición al alcohol y las fiestas. 

Su hijo, del mismo nombre, es funcionario de la Cancillería y tampoco ha estado alejado de los escándalos. Hace unos seis meses, Funes hijo chocó el vehículo de un médico, al que pidió no recurrir a las autoridades prometiéndole pagar los daños. Una semana después, cuando el doctor lo buscó en su casa, éste le mandó a decir con dos guardaespaldas de la Policía Nacional que se fuera y no volviera porque no le asumiría los gastos del accidente.

Funes se encuentra asilado en Nicaragua desde septiembre del 2016 junto a sus hijos y su compañera de vida, Ada Michelle Guzmán. Ya se han solicitado difusiones rojas a INTERPOL, pero este organismo se ha negado a proceder alegando que no se involucran en casos políticos.

La nueva residencia del exmandatario le ha permitido salir del foco público y de sus vecinos de las Colinas que se quejaron constantemente de su comportamiento. Funes Cartagena no solo adquirió una de las viviendas más amplias del condominio, protegido por un muro perimetral y vigilancia privada, sino que la administración le cedió en venta un terreno destinado que estaba destinado para construir el parque del reparto.

En este lugar, Funes ha remodelado y construido para hacer una especie de bodega en donde ha estacionado más de 40 vehículos de lujo que vende a personas vinculadas al gobierno, el sandinismo y comerciantes.

spot_img

También te puede interesar

Agencias Internacionales
Agencias internacionales de prensa
spot_img

Últimas noticias