spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
viernes, 03 de diciembre del 2021

¿Cuál es la ruta?

spot_img

Por Carlos Francisco Imendia

El domingo 7 de noviembre de 2021 fue el día de la infamia Centroamericana , algunos medios de comunicación nicaragüenses exiliados, entre ellos 100% Noticias, presentado por Lucia Pineda Ubau, transmitían al mundo los comicios amañados de Nicaragua, calles solas, centros de votación ralos ante la poca asistencia de la gente, únicamente militantes sandinistas haciendo bulto, militares y policías afines al régimen haciendo filas como borregos prestos y convencidos a votar nuevamente por el dictador Daniel Ortega y su esposa Murillo. 

Lo desolado de las calles, el silencio sepulcral de la supuesta jornada cívica, grita al mundo la gran derrota del sandinismo, herido de muerte que espera solo el tiro de gracia. Si bien nos invade un sentimiento de repugnancia ante elecciones amañada en Nicaragua, con todos los candidatos puestos tras las rejas por Ortega y Murillo, lo más asqueroso será la proclamación de victoria del Consejo Supremo Electoral Nicaragüense, eso podrá encender la chispa del enardecimiento colectivo.

¿Acaso el mundo democrático y la región le van a permitir un período más a Ortega y Murillo? El que a leguas se ve que tiene estancada a Nicaragua, ya que en las imágenes transmitidas por estos reporteros de 100% noticias muestran un país empobrecido, con pésimas calles, las repugnantes árboles de la vida (armazones de hierro ideados por la dictadora), infraestructura obsoleta, niños pidiendo en los semáforos ¿Cuál es el cambio en más de una década del Sandinismo?

Nicaragua se está congelando en el tiempo al igual que Cuba de seguir al mando de Ortega en los próximos años. Sólo su círculo se va a enriquecer, muchos analistas ya lo posicionan arriba de Carlos Francisco Pellas Chamorro, el dueño de Nicaraguan Estates Limited casa matriz de Ron Flor de Caña y el Banco de América Central, es decir, Ortega es notablemente rico, y Nicaragua se sigue empobreciendo.  

Sus tontos útiles, la milicia y la policía sandinista, siguen sosteniendo la dictadura, quizás compartiendo una tajada del pastel, pero una vez espantándolos, el dictador y su familia, buscaran resguardo y auxilio,  también su  gente y  secuaces reguardados en la bonanza limitada del régimen.

De destrabarse esa conexión de encanto y lealtad entre la milicia y los cuerpos de seguridad sandinista, Ortega será como un gato sin uñas, garras, con las que se pueda defender, entonces vendrá el fin, y ahí es como las historia ratifica el fin de los dictadores latinoamericanos, llevados ante la justicia a comparecer por sus crímenes o purgados por su mismo pueblo, pero eso lo vamos a presenciar. 

El Gobierno de Costa Rica, ya desconoció los comicios en Nicaragua, otros países vecinos incluyéndonos nosotros han mostrado descontento, pero para creer eso es necesario  sentar postura con una nota como Estado, de desconocimiento.  En un recientereportaje de 100% noticias, un joven arropado en la bandera azul y blanco de Nicaragua, gritaba en el frío Time Square: ¿Cuál es la ruta? Que se vaya el hijueputa  en alusión al dictador.

spot_img

También te puede interesar

Carlos F. Imendia
Comunicador, publicista y mercadólogo salvadoreño; columnista y colaborador de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias