- Publicidad -spot_img
spot_img
spot_img

Causas Inmediatas del enfrentamiento social y polí­tico

¡Sigue nuestras redes sociales!

spot_img

Las causas inmediatas de un fenómeno pueden ser los factores o circunstancias que se presentan dí­as, semanas o meses antes del mismo, de tal manera que hay una alta probabilidad de que pueden haber incidido en él; a diferencia de las causas históricas, que son factores cuya incidencia en el fenómeno solo se observa después de varios años.

La causa inmediata fundamental de la crisis de enfrentamiento social y polí­tico entre un sector importante de la población en contra de diputados, jueces, funcionarios gubernamentales y los dirigentes de los partidos polí­ticos, que han conducido o gobernado el paí­s durante los últimos quince años, es la incapacidad de los partidos polí­ticos y los gobiernos de turno, para enfrentar los problemas de la inseguridad, la falta de oportunidades de trabajo, así­ como los obstáculos a la movilidad social.

Existen varias causas inmediatas especí­ficas, de diferente tipo:

Institucionales: debilidad del Estado de Derecho y del sistema de pesos y contrapesos entre los tres poderes del Estado; independencia de órganos de Estado; forma clientelista o patrimonial de ejercer el poder; parálisis polí­tica; sistema electoral deficiente; poca capacidad de diálogo; falta de transparencia en las decisiones; ataques y otras formas de afectar a personas naturales o jurí­dicas que opinan diferente a las fuentes oficiales; desnaturalización del sistema de resolución de conflictos; conflicto de intereses; exclusión de nuevos sectores sociales y democracia interna de los partidos polí­ticos; poca transparencia de las decisiones institucionales; diálogo poco transparente; polarización polí­tica; el hecho que los sistemas de control polí­tico han comenzado a operar (Sala de lo Constitucional, acceso a la información, Sección de Probidad, cambio del Fiscal); Sala de lo Constitucional se habí­an extralimitado en muchas de sus sentencias; partidos continúan velando por sus intereses mezquinos, grupales y/o personales, por encima de los del colectivo.

Administrativas: excesiva burocracia y trámites; baja cobertura de los servicios públicos; falta de coordinación interinstitucional de las instituciones; corrupción; efectividad de los programas sociales; selección de los funcionarios de alto nivel del poder ejecutivo sin tomar muy en cuenta al mérito; métodos y procedimientos de trabajo de las instituciones públicas poco eficientes.

Económicas: desempleo; falta de apoyo gubernamental para la actividad privada de hacer negocios; situación económica precaria; escasa inversión y respeto a la misma; falta de acciones gubernamentales dirigidas a la recuperación de la producción; pérdida de capacidad de competir globalmente; imagen deteriorada del paí­s como destino de inversión privada y atracción de inversiones; altos costos laborales y logí­sticos; barreras de entrada y expansión de los negocios; lavado de dinero; incertidumbre fiscal; capital humano limitado; insostenibilidad del sistema de pensiones; transparencia de gastos públicos; excesivos gastos gubernamentales; presiones fiscales; deterioro de las finanzas públicas; creciente deuda estatal; espacios de acción de la polí­tica fiscal muy escasos (beneficios impositivos, elusión fiscal), posibilidad de no dar continuidad a las polí­ticas sociales; así­ como caer en el impago; polí­ticas económicas inconsistentes.

Sociales: alta criminalidad; inseguridad ciudadana en aumento; violencia social; emigración elevada; desnutrición; alcoholismo; alta exposición a desastres naturales.

Culturales: Prejuicios, religión, preferencias personales.

Ciudadanas: nivel educativo, interés en la polí­tica, grado de urbanización, nivel de ingresos, clase social.

Las causas inmediatas de la crisis de este enfrentamiento social y polí­tico pueden estar relacionadas entre sí­, formando cadenas, por ejemplo: una caracterí­stica de ese enfrentamiento es el rechazo a los partidos polí­ticos tradicionales, la causa inmediata más próxima puede ser la pérdida de los valores polí­ticos y morales que tení­an anteriormente los partidos polí­ticos, y esto a su vez puede ser generado por la forma clientelista o patrimonial de ejercer el poder en el Estado y al interior de los partidos.

close

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Santiago Ruiz
Santiago Ruiz
Columnista Contrapunto

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias