spot_img
spot_img
domingo, 17 de octubre del 2021

Causas históricas de la crisis social y económica

El enfrentamiento social y polí­tico entre un sector importante de la población en contra de diputados, jueces, funcionarios gubernamentales y los dirigentes de los partidos polí­ticos, que han conducido o gobernado el paí­s durante los últimos quince  años, tiene raí­ces históricas, que datan desde la firma de los Acuerdos de Paz e incluso de la mayor parte del siglo pasado.

La crisis polí­tica que ahora existe es producto de los efectos económicos, sociales y polí­ticos acumulados durante la guerra civil y de la instalación del modelo patrimonialista/neoliberal en el ámbito polí­tico-institucional y económico-social en la posguerra: durante la guerra civil se hizo evidente la contradicción entre las grandes mayorí­as de la población y el grupo económico-social polí­ticamente dominante; ese grupo dominante fue afectado económicamente con la Reforma Agraria, así­ como por la nacionalización bancaria y del comercio de exportación agrí­cola (Noviembre 1979 a Diciembre 1984); participó en el asesinato de Monseñor Arnulfo Romero (Marzo 1980) por considerarlo el principal instigador de la rebeldí­a de la mayorí­a de la población; organizó su propio partido polí­tico y le dio el nombre de Alianza Republicana Nacionalista (Septiembre 1981), para defenderse de la polí­tica de los EEUU que estaba apoyando al gobierno del Partido Demócrata Cristiano, aliado con la cúpula de los militares salvadoreños; se organizó el Frente Farabundo Martí­ para la Liberación Nacional (FMLN), el cual se fortaleció con personas que formaban parte de la mayorí­a de la población;  EEUU ha venido apoyando económicamente a los grupos económicamente dominantes mediante el fortalecimiento de la Fundación Salvadoreña para el Desarrollo Económico y Social (1983 a 2018), para que modernizara  el planteamiento económico, social y polí­tico de los grupos dominantes; la cooperación internacional proporcionó el dinero para las negociaciones de paz y la aplicación de los acuerdos de paz, especialmente las gratificaciones monetarias que recibieron todos los involucrados (1992/1993).

La crisis social y polí­tica se vino desarrollando durante el perí­odo de debilitamiento de los mecanismos de dominación de la oligarquí­a emergente trasnacionalizada: a fines de la guerra civil, los grupos económicamente dominante habí­an logrado apoderarse del poder polí­tico, el partido ARENA empezó a ganar las elecciones y  Alfredo Cristiani y Armando Calderón Sol llegaron a la Presidencia de la República, se adoptó el modelo económico neoliberal y se ejecutó la primera fase del ajuste estructural (estabilización económica y primeras privatizaciones); la oligarquí­a emergente salvadoreña se transnacionalizó prefiriendo invertir en otros paí­ses, lo que constituye uno de los factores del debilitamiento de sus mecanismos de dominación al interior del paí­s.

La crisis también fue un resultado del desgaste polí­tico de la democracia, como medio de dominación de la mayorí­a de la población: era evidente que la oligarquí­a emergente escogí­a a las personas que ocupaban las principales posiciones en los tres órganos del estado, esto fue aprovechado por el grupo de Francisco Flores y el de Antonio Saca que habí­an sido seleccionados  por la Oligarquí­a trasnacionalizada, gobernaron en función de los intereses de su propio grupo económico dominante; también contribuyó el desprestigio de los tres poderes del Estado, así­ como la pérdida de importancia de la dominación polí­tica que habí­an venido ejerciendo los medios tradicionales de comunicación de masas.

Durante el gobierno de Saca se hizo evidente que una parte importante de la población habí­a dejado de creer en el discurso neoliberal, no obstante los programas ejecutados por el gobierno orientados a paliar la pobreza y los efectos negativos de la aplicación del modelo económico neoliberal.

La crisis del sistema tradicional de partidos polí­ticos afectó también al FMLN: disminuyó su democracia interna, algunos de sus dirigentes se enriquecieron y se establecieron  mecanismos que impidieron que las nuevas generaciones inyectaran sus energí­as para su mejoramiento y desarrollo.

La crisis social y polí­tica se desató ante la poca capacidad de los dos gobiernos del FMLN de resolver la crisis económica, la criminalidad y la falta de empleo, así­ como de no evitar la profundización de la crisis financiera del Estado.

spot_img

Últimas entradas