spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
sábado, 24 de julio del 2021

30 de Julio, aniversario de una masacre

Poma serí­a asesinado en febrero del año siguiente por el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), aún y cuando habí­an cobrado un millonario rescate y liberado de las cárceles clandestinas a dos de sus militantes

spot_img

La tarde del 30 de julio de 1975 en El Salvador se tiñó de sangre producto de una brutal represión contra estudiantes universitarios que protestaban contra el allanamiento por fuerzas de seguridad y el ejército, dí­as antes, al Centro Universitario de Occidente con motivo de un desfile bufo celebrado por los estudiantes al calor de las fiestas julias patronales.

Sin embargo habí­a un trasfondo muy de peso para no permitir una manifestación de estudiantes universitarios durante esa fecha. Recién, el 19 de julio habí­a sido transmitido por todo el mundo el concurso Miss Universo que se celebró en El Salvador, y los ojos de la opinión pública internacional aún estaban puestos en nuestro paí­s. Uno de los puntos especiales de la protesta estudiantil se centraba en los onerosos costes de la celebración de dicho concurso, la precaria situación económica del paí­s y la falacia que según los contestarios, representaba el slogán.

Y es que el concurso Miss Universo tení­a como lema promover la imagen turí­stica del paí­s bajo una genial frase de mercadotecnia que el entonces presidente del Instituto Salvadoreño de Turismo (ISTU), Roberto Poma, habí­a acuñado, “El Salvador, el paí­s de la sonrisa”.

Poma serí­a asesinado en febrero del año siguiente por el Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), aún y cuando habí­an cobrado un millonario rescate y liberado de las cárceles clandestinas a dos de sus militantes.

A la par del lema del ISTU aparecí­a una niña con rasgos indí­genas simbolizando la patria. Se trataba, por primera vez desde 1932, del fomento público de nuestro pasado indí­gena, luego de décadas de marginación y negación de un pasado ancestral que habí­a tenido un desenlace sangriento con miles de asesinados en enero de 1932. No hay que olvidar que se estaba en ví­speras del intento reformista del gobierno del coronel Molina para propulsar una Reforma Agraria, que beneficiarí­a a los grandes sectores olvidados del campo.

Tanto Roberto Poma como otro desventurado industrial, Ernesto Regalado Dueñas, eran los representantes del sector más progresista y reformista de la rancia oligarquí­a salvadoreña.

Curiosamente, ambos fueron ejecutados por el grupo que presumí­a ser el más revolucionario del paí­s, el ERP.

Según datos de la Universidad de El Salvador, esa fatí­dica tarde fueron asesinados decenas de estudiantes universitarios. El Consejo Superior Universitario, a propuesta del Rector, Róger Armando Arias, este año, ha decidido otorgar honoris causa post mortem, los respectivos tí­tulos universitarios a los familiares de esos mártires que no pudieron graduarse.

Un reconocimiento a la gesta y el sacrificio de esa generación de estudiantes universitarios que fue ví­ctima de la represión brutal de los gobiernos militares en el pasado.

Ese 30 de julio fue un parteaguas en el movimiento popular, ya que el 6 de agosto de dicho año, en las tomadas instalaciones de la Catedral Metropolitana, se fundó el Bloque Popular Revolucionario (BPR), una de las organizaciones insignias que darí­an impulso a la guerra civil que azotó el paí­s entre 1980-92.

Como paradoja es significativo que la ganadora del concurso fuese Anne Marie Pohtamo de Finlandia. Una computadora de la Universidad de El Salvador habí­a procesado los datos de todas las candidatas.

Según la computadora, la ganadora serí­a Miss Bolivia, Jacqueline Gamarra, quien quedó finalista en ese macabro paí­s de la sonrisa.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias