lunes, 15 abril 2024
spot_img
spot_img

Zully Pinchi: subdesarrollo democrático, un congreso jalado y neuromarketing

¡Sigue nuestras redes sociales!

"Zully Pinchi es asesora en neuromarketing político, la cual va aplicado al manejo de las emociones frente a determinadas circunstancias y las propuestas del candidato": Alejandro Herrera.

spot_img

Por Hans Alejandro Herrera.

“Ni la política es un concurso de belleza ni el Estado es un banco”. En Perú las cosas no mejoran. El Congreso peruano sigue haciendo de las suyas mientras Zully Pinchi, la chica del trend más viral en tiktok después de Shakira, ha preferido rechazar tres veces ser homenajeada por el Congreso del Perú, entretanto se dedica a asesorar a los nuevos rostros de la política.

“Me da usted para mis útiles de colegio. Me compra mis chupetines”, le dice un niño de seis años a Zully. En un café en Miraflores, el distrito burgués limeño con el metro cuadrado más caro que el de Madrid, abunda la mendicidad en la calle. Madres con sus bebés en pecho y niños de 5 años que dicen tener 7 venden sus caramelos con amargura. Al fondo un Audi blanco lleva mucho rato estacionado. 10 minutos, quince minutos, veinte minutos y sigue allí ese coche. Y Zully no deja de ver ese coche. Quien creció en Perú en la década de 1980 sabe muy bien lo que significa un coche que se queda estacionado mucho tiempo solo en la acera. “Con la situación en que estamos me recuerda cuando era niñita, y eso si me da miedo”, me comenta Zully mientras le compra los caramelos al niño. El petiso dice llamarse Mateo y es muy coqueto, no es consciente de la pobreza y camina solo por la calle sin temor a los peligros. “Y existe gente en Lima que niega que haya pobreza extrema” comenta Zully, entretanto le pide a la camarera una empanada y una gaseosa para el niño. El niño luego nos dirá que su verdadero nombre es Gustavo Huapaya, lo dice sin una sonrisa, sin mirarnos a la cara para después irse a seguir trabajando, porque mendigar en Perú es también un trabajo. Desde un ángulo podemos ver cómo Gustavo le da un sol a una niña tan pequeña como él que vende caramelos sin éxito. Él se lo da sin tomar el caramelo a cambio. ¿Cuánto tiempo durará esa inocencia? ¿En qué momento un coche estacionado en la calle mucho tiempo se puede convertir en una amenaza de bomba?

“En Perú nada está bien” dice Zully, quien acaba de venir desde el centro de Lima al recibir un reconocimiento de una ONG. Zully Pinchi ha preferido  una modesta condecoración de una ONG en una pollería en el centro de Lima a ser tres veces condecorada por el Congreso del Perú. “Han sido tres veces que me han propuesto hacerme un reconocimiento en el Congreso. Sin embargo me pareció más valiosa esa condecoración sencilla y modesta con mujeres trabajadoras, emprendedoras que valen la pena, que aceptar un reconocimiento del Congreso de la República, porque este no es el momento políticamente correcto. Si tú sabes de política o tienes un asesor de política sabes que este no es el momento de recibir ninguna condecoración y tomarte fotos de un Congreso como el que tenemos ahora, porque después de diciembre último tu simplemente no vas. Porque desde diciembre no es el momento de pasearte por Lima en un Mazzeratti”. Como todo el mundo sabe, en diciembre de 2022 hubo un intento de golpe y manifestaciones que no se han detenido. Perú lleva más de cincuenta muertos en este verano sangriento. Recientemente han muerto ahogados seis soldados en Puno al intentar cruzar un río sin saber nadar, y esto para evitar un enfrentamiento con la población local.

“¿Qué está haciendo el Congreso por el Perú en este momento? Todo lo que están haciendo no es urgente, ni importante ni relevante. Más bien todo es banal y vanidad. El caso de que les compren celulares de alta gama, o pasar de un menú de 4 dólares a uno de 22 dólares, mientras las protestas y el malestar continúan, mientras nuestros compatriotas se están muriendo de hambre. Todo esto es realmente indignante”. Entretanto todo hace parecer que este gobierno y el congreso podrían durar más allá de este año, como si todas esas muertes no importaran nada. “Si fuera la presidenta Dina Boluarte, yo me iría. Yo me voy. Porque si me sigo quedando no van a ser cincuenta los muertos que lleva en sus primeros tres meses de gobierno, y no quiero imaginarme cuántos más van a ser. Hay que entender, son cincuenta familias sufriendo. El Perú está sangrando y no es el momento de dejarse condecorar por la presidenta o este Congreso, porque es la labor de ellos hacer su tarea, hacer que nuestro país deje de sangrar, porque lo único que están haciendo los que se manifiestan es salir a hacer valer su derecho de protesta, de decir ‘esto no nos gusta’, eso es lo democrático, mientras hay otros que acusan desde el congreso que estás marchas están integradas por terroristas, entonces yo les digo, pruébenlo, a ver pruébenlo, mientras tanto siguen matando a nuestros compatriotas que salen a manifestarse, mientras tanto mueren nuestros policías. La situación no se ha calmado, las marchas continúan, ahora en Miraflores y también en Puno donde murieron seis soldados hace unos días”.

El día que la entrevisto es el 8 de marzo, día internacional de la mujer. Ha habido una convocatoria de los grupos feministas para marchar al centro, es posible que bajen a Miraflores también. Durante las protestas en enero murió una mujer manifestante y otras tres murieron a consecuencia de los bloqueos de carretera. Perú tiene su primera presidenta mujer y además quechua hablante, pero también es el gobierno civil más sangriento de Latinoamérica de lo que llevamos de este siglo, esto si quitamos a Nicaragua y Venezuela, pero aún incluyéndolos, en solo tres meses el número de muertos es escalofriante. Entretanto la aprobación del Congreso  de Perú está en mínimos históricos, simplemente ya nadie cree o respeta al actual legislativo.

“Desde diciembre se generan, nos generan, dos bandos, porque estamos todos implicados en este subdesarrollo democrático que nos va llevando en retroceso. Hay además una obsesión compulsiva de terquedad de parte de nuestros gobernantes y que no están actuando con inteligencia plena. Pareciera últimamente que los gobernantes entran a cualquier cosa menos a trabajar, a cualquier proyecto personal menos al proyecto patria. Yo siento que la política se ha vuelto para muchos políticos algo así como ir al banco, es decir a que les ayuden a solucionarnos la vida. Y percibo que un grupo de peruanos ve la política, sea como alcaldes o gobiernos regionales, y en especial de los congresistas, como la manera de solucionar sus vidas, solucionar la vida de sus padres, hijos, parejas, todo un proyecto personal y eso no es política, política es el deber de servir a nuestros compatriotas, el deber de servir, pero ahora pareciera que es el deber de servirse de ella, generando que la democracia en sí se escape del concepto de democracia. La democracia es el poder del pueblo para hacerse respetar y esto no está sucediendo plenamente en Perú. Sin embargo el problema no es del congreso como institución sino de sus componentes y se debe a una cuestión de formación”. Zully recientemente estuvo formándose políticamente en conferencias sobre debate político en el PSOE en Madrid, esto gracias a un crédito bancario que ella misma asumió, todo esto ligado además a que la chica viral de tiktok es también asesora política en neuromarketing. Para ella no hay punto de comparación entre la izquierda europea y la peruana, “pues allá tienen una permanente capacitación desde concejales de ayuntamiento hasta presidente de gobierno. Aquí en cambio le preguntas a un congresista cuántas comisiones tiene el congreso y se ríen y  responden que no saben. Eso es indignante. Si te interesa la política debes estar plenamente informado, porque la política no es un concurso de belleza, la política es un concurso de capacidades, de habilidades profesionales que tienes para servir a tu país de manera clara y concreta. Aquí lo que importa es lo que propones y cómo lo propones”. 

Como ya mencioné, Zully es asesora en neuromarketing político, la cual va aplicado al manejo de las emociones frente a determinadas circunstancias y las propuestas del candidato, por la cual poder constituir su perfil de candidato, “esto en base a los arquetipos de Carl Jung, y a partir de allí armar tu imagen y  a partir de allí identificar tu comunidad sobre la cuál desarrollarás tu contenido, el cual es en un político sus propuestas, sus proyectos de ley. Ello brinda eficiencia y garantiza el éxito, no solo del candidato, sino que se puedan cumplir los anhelos de sus votantes y no despilfarrar los recursos de los que dispone. Por ejemplo, el congreso de la República tiene un canal de televisión ¿Tú lo ves? ¿Por qué invierten en algo que no lo ve nadie? Y esto es un ejemplo del Estado. Por qué no funciona el Estado, porque no se sabe dirigir, porque no elegimos bien, y no elegimos bien porque no elegimos a gente preparada con experiencia. Yo he asesorado desde el neuromarketing a candidatos a alcalde, candidatos al congreso o a regidores, y siempre les pregunto lo mismo antes de llevar la asesoría, preguntas que no hacen los partidos a sus candidatos: ¿Tienes sentencia firme por agresión a una mujer? ¿Tienes sentencia por pedofilia?  ¿Cuál es tu patrimonio? Esta última no es poca cosa, es importantísima, porque el Estado no está para solucionar el proyecto personal de nadie. Si cumplen estos tres requisitos yo los asesoro, mi intención es que estén preparados para que no tengamos lo que tenemos ahora: un congreso que es una oligarquía, que está desconectada de la realidad y que es resultado de una cultura de la corrupción que se ha institucionalizado desde los partidos, dónde se cobra por ser candidato y se cobra más por tener un mejor número en la lista. Porque de lo que se trata en política no es de solucionar tu vida, sino de servir a tu patria, y en eso consiste mi asesoría. Yo asesoro como si fuera su mamá. Con conocimiento de causa, he sido candidata y conozco como funciona el sistema, por dentro y por fuera (en 2014 trabajó en una comisión intersectorial, logrando sacar una ley, sin ser congresista, contra el uso de asbesto que benefició en la salud de unos 150 mil peruanos, además de su apoyo durante varios años a las ollas comunes que ha beneficiado a unos 15 mil niños en vulnerabilidad alimentaria en la periferia limeña cómo Zapallal o Villa María del Triunfo). Y mis asesorados valoran lo que les ofrezco porque saben lo que he hecho sin ser congresista y el conocimiento que les ofrezco. Con el neuromarketing tu puedes desde conquistar al amor de tu vida hasta llegar a ser presidente de la República”.

Después de una larga entrevista nos despedimos. Es tarde, y en las calles de Miraflores los últimos mendigos se disponen a dormir en los bancos del parque. En Perú nada está bien, pero tampoco es que todo esté perdido. “En política nada está ganado ni perdido” recuerdo que me dijo Zully “no hay vivos ni muertos, en política todo lo que puede pasar va a pasar”, quizás también algo bueno.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Hans Alejandro Herrera
Hans Alejandro Herrera
Consultor editorial y periodista cultural, enfocado a autoras latinoamericanas, Chesterton y Bolaño. Colaborador de ContraPunto

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias