spot_img
spot_img
miércoles, 27 de octubre del 2021

Una reinterpretación de Marx en el siglo XXI

El marxismo sufrió la mayor tergiversación de la historia y se convirtió en un capitalismo de Estado

spot_img

El 05 de mayo de 1818 nació en la Prusia renana Karl Marx, en el seno de una familia acomodada. Su mayor mérito fue explicar el desarrollo del capitalismo y su lógica perversa de acumular capital en pocas manos. Lo anterior, le permitió formular postulados en busca de una sociedad justa, llamada socialismo y en su etapa más avanzada comunismo, combinando elementos de la comunidad primitiva, donde la ausencia de propietarios se basaba en una forma colectiva de producir los bienes de la sociedad.

Sin embargo, sus ideas se pusieron en práctica en la revolución bolchevique de 1917 por Vladimir Lenin en Rusia. A la interpretación de dichas ideas, se le llamo marxismo. En cierta ocasión a Marx se le llamo marxista y este respondió, yo no soy marxista yo soy Marx. En 1924 Lenin moría y dejaba el poder en la Unión Soviética, esto provoco pugnas internas por el mando de la nación socialista, la cual fue tomada por Stalin.

A partir de este momento, el marxismo sufrió la mayor tergiversación de la historia y se convirtió en un capitalismo de Estado. Como consecuencia, surgieron una serie de teóricos llamados marxistas heterogéneos, cuya visión de las ideas de Marx eran diferentes a las llevadas a cabo en la URSS. Entre esos pensadores brillantes estaban: Mariátegui, Che Guevara, los pensadores de Frankfurt, Trotsky, Wallerstein, Alejandro Marroquín, entre otros.

Los postulados de estos autores servirán para hacer una reinterpretación de un Marx en el siglo XXI, cuyo principal ideal es corregir los desaciertos del marxismo soviético. Entre algunos elementos criticados están: las cúpulas burocráticas partidarias, la no representatividad de los partidos por las causas justas del pueblo, las reivindicaciones de las clases populares, la corrupción de los dirigentes y una praxis de tipo progresista lineal, causante de una mala interpretación de las condiciones materiales de las naciones, para la llegada del socialismo.

En fin, el Marx que se lea en el siglo XXI, parte por comprender las distintas reivindicaciones promovidas desde movimientos sociales y populares, alejados desde la lucha burocrática parlamentaria y de la búsqueda de una sociedad justa.          

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias