spot_img
spot_img
martes, 11 de mayo del 2021

¿Quién contamina las playas de El Salvador?

Es inminente que la nueva tendencia a nivel mundial por las amenazas a la humanidad como el calentamiento global y el cambio climático quieran eliminar completamente el plástico de la vida humana, pero, ¿realmente se puede?

El gobierno de Sebastián Piñera prohibió el uso de las bolsas plásticas en Chile por ser un gran contaminador de los ecosistemas, una iniciativa en Guatemala para limpiar rí­os y lagos llevó a varios municipios como: San Pedro la Laguna, Santa Lucia Utatlán, San Miguel Petapa, Villa Canales, Guatemala, Antigua Guatemala, Zacatepequez y últimamente San Juan Chamelco a declararle la guerra abierta al plástico y los desechables y que municipios prohí­ban su uso, principalmente plástico de un solo uso.

La paradisiaca Isla de Roatán en Honduras, su alcaldí­a, prohibió el uso de pajillas plásticas en comercios como: restaurantes y cafeterí­as, esto con el fin de proteger al medio ambiente y la fauna, ya que el turismo es lo que más genera ingresos económicos anualmente a la isla hondureña.

Paí­ses como: Jamaica, Barbados, Belice, Bahamas, Costa Rica, Trinidad y Tobago y Republica Dominicana firmaron un tratado para vetar el plástico de un solo uso y los envases de espumas de poliestireno en los mares del Caribe con el fin de reducir los desechos en las costas que representan un 50 por ciento del peso total de la basura que se recolecta. Para este 2019 esas naciones y la ONU le apuestan a tener un Caribe más limpio y libre de plástico.

Recientemente el Break Free from Plastic identifico que las marcas: Coca Cola, Pepsi Co y Nestleé son las empresas que más contaminan los mares y cuerpos de agua en el mundo, auditaron 187,000 piezas plásticas en los océanos. Dicho informe la organización pide a estas multinacionales a que se responsabilicen y dejen de responsabilizar a los consumidores de sus productos de desperdicio y contaminantes.

Serí­a bueno que en El Salvador, las empresas, asociaciones, influencers que se dedican en acciones heroicas ambientales de limpiar las playas de nuestro paí­s hicieran el mismo ejercicio y auditen cual es la empresa que más contamina las lindas playas, rí­os y lagos de El Salvador, pero no para satanizarlos, si no para establecer con ellos una estrategia de responsabilidad que conlleve a hacer conciencia con el consumo de plástico, especialmente el de un solo uso.

Si la industria plástica en El Salvador quiere subsistir, la estrategia debe implementarse con estos actores: Gobiernos locales, empresa privada, asociaciones ambientales, organizaciones y la población, porque la papa caliente no recae en un solo actor.

Puntos estratégicos como las tiendas o pulperí­as deben ser un sitio indicado para comenzar una estrategia que lleve a la educación de la población con respecto al reciclaje. Las marcas de consumo masivo deberí­an apoyar la iniciativa estimulando a la gente con premios por la acción de reciclar. La nueva tendencia ahora es no solo impulsar al consumo masivo, si no crear una conciencia masiva.

Avatar
Carlos F. Imendia
Columnista Contrapunto

Últimas entradas