spot_img
spot_img
lunes, 20 de septiembre del 2021

Para que no te olvides

spot_img

Trampas y manipulación de la opinión pública, hechas por Arena en 2008 y 2009

TEGUCIGALPA – Parodiamos en el título una vieja canción, para que no olvidemos los intentos de las derechas por manipular las elecciones y especialmente a la opinión pública durante el recién pasado año electoral. Revisemos lo publicado en sus matutinos y en nuestros artículos en las ediciones 63 y 93 de ContraPunto.

En primer lugar, nunca se aclaró la incoherencia entre las cifras del censo  y el registro de ciudadanos con DUI. Hace un año, el 12 y 14 de mayo, La Prensa Gráfica (LPG) informó que según el RNPN había 4,113,333 personas con documento para votar, pero el censo efectuado sólo meses antes había encontrado únicamente 3,436,333 ciudadanos mayores de 18 años. ¿Votaron esos 677,000 individuos de la diferencia? Si el total de votos emitidos fue de 2,659,138, esos DUI fantasma habrían representado el 25.5% del total de votantes!!!

Por otra parte, a inicio de marzo de 2008 los tres partidos de derechas intentaron modificar el Art. 175 del código electoral, para sumar sus votos si el FMLN ganaba la elección presidencial. Desistieron porque las encuestas publicadas por LPG y El Diario de Hoy el 15 de abril mostraron que ni sumando sus votos lograrían su objetivo: en la primera, la suma era de 27.3% contra 33.6% del FMLN, mientras que en la segunda era de 21.9% a 26.8%, respectivamente. No modificaron el artículo, pero el PCN y PDC sí retiraron sus candidatos presidenciales después de la elección de enero de 2009, para no dividir el voto de derechas en la elección del 15 de marzo, lo que para efectos prácticos fue lo mismo.

A inicio de mayo 2008 empezó la manipulación de la opinión pública: aparecieron en televisión spots de un tal “Foro Permanente por la Libertad”, mostrando marchas de supuestos militantes del FMLN. El anuncio martillaba que ellos “no cambian”. LPG del 10 de mayo dijo que el vicepresidente arenero del parlamento no restó credibilidad al spot.

Otro caso más: la prensa abundó en titulares sobre la mención del antiguo seudónimo de un diputado del FMLN en la computadora de un líder de las FARC, asegurando que les había dado información para comprar armas a traficantes australianos, y además que el Frente solicitó fondos para la campaña presidencial de 2004. El FMLN indicó lo ilógico que un grupo en armas necesitase de “un guerrillero desmovilizado” para obtener pistas sobre dónde comprar armas; y respecto a lo segundo, recordó que fue su partido quien presentó a la Asamblea una propuesta de decreto para hacer transparente el origen de los fondos en las campañas políticas. Fue más bien ARENA quien siempre pospuso su aprobación.

El colmo llegó el 13 de diciembre, cuando LPG reportó a Saca pidiendo al Fiscal General “investigar supuestos grupos ilegales armados que estarían ligados al ex guerrillero FMLN”, y “explicó que la inteligencia militar detectó a ‘estos grupos armados’ durante un acto militar celebrado en abril por el FMLN”. Nunca explicaron por qué acusaron al Frente de algo supuestamente “detectado” ocho meses antes…

Pero la cosa fue aún más ilógica: LPG publicó el 16 el titular “Grupos Armados. Policía confirma denuncias”, con el subtítulo “La Fiscalía, por su parte, detalló que la investigación inició luego del 5-J, en 2006”. Quien leyó toda la noticia pudo observar que no contenía nada sobre la supuesta “confirmación” anunciada en el encabezado, ni tampoco explicaba cómo una investigación de dos años y medio sólo produjo siete fotografías inconcluyentes.

Era sólo para impactar con el titular de la noticia. Si el lector leía más allá del encabezado, constataba la debilidad de las imputaciones: “Hasta el momento, ninguna de las autoridades ha detallado de qué tipo de grupos podría tratarse”. El Fiscal General fue reportado diciendo: “se analizarán las fotografías para certificar su autenticidad”, y además “no puede confirmarse con certeza que se trate de armas reales”

El alcalde de El Paisnal ya había explicado que las fotos correspondían a un homenaje que su comunidad realizaba desde hacía 16 años a un vecino de la localidad -Dimas Rodríguez-  muerto durante la guerra, y que las armas usadas en ese acto eran siempre de plástico…

El 20 de diciembre LPG informó que la Fiscalía solicitó al FBI analizar las famosas siete fotos, y señalar si habían sido alteradas. Nunca se publicó continuación a esa noticia. El objetivo era sólo asustar a la población con el fantasma de la guerra pues nunca mostraron pruebas, a pesar de que el día 16 los medios habían citado al Fiscal diciendo contar con medios sofisticados de verificación: “información de carácter aeroespacial donde se ve este tipo de entrenamientos”, y que “el expediente de este caso posee data de más de dos años”.

La derecha dejó así en mal predicado a los “grupos armados” oficiales del país, como son las fuerzas armadas y la PNC, pues si la acusación hubiese sido cierta habría implicado la incapacidad de ambas instituciones para capturar a los grupos armados ilegales, además de no cumplir con el mandato constitucional de ejercer control sobre el territorio nacional.

Arena entonces utilizó a entes supuestamente apolíticos -como la FGR, las fuerzas armadas y la PNC-  para establecer una falsa campaña de miedo.

La mayor demagogia ocurrió el 16 de diciembre, cuando LPG reportó a Saca diciendo desde Washington: los “grupos ilegales armados podrían estar vinculados al partido FMLN”. Fue una aseveración sostenida en un casi inadvertido condicional: “podrían”. Pero basándose sólo en eso, el mandatario acusó: “El FMLN tiene mucho que explicar”, y luego ascendió truculentamente a: “La evidencia es contundente, a mi me espanta, me pone los pelos de punta”. Pero nunca presentó la “evidencia contundente” que afectaba su capilaridad, ni tampoco como Comandante General ordenó capturas con base en esa supuesta evidencia categórica. Es decir, usó mentiras para hacer acusaciones graves.

Hizo mentir también a su canciller: LPG del 18 de diciembre tituló: “Cuenta regresiva para informe OEA”, en el que la titular de Relaciones Exteriores informó que a más tardar en los tres primeros días de esa semana el gobierno presentaría el caso ante la OEA; lo que obviamente nunca ocurrió, pero intentaron engañar al lector desprevenido.

Fue un juego mediático desvergonzado. En el mismo artículo reportaron que ella dijo a los periodistas: “Les recuerdo que es una investigación que se está llevando a cabo, no hay conclusiones…Reitero, no es una acusación, no hay conclusiones”. Era absurdo que la canciller dijera que eso no era una acusación, después de las declaraciones de Saca arriba citadas, publicadas en el mismo medio sólo dos días antes.

¿Será que estas acusaciones no importaron? Claro que sí: fueron mentiras que intentaron impactar sobre la conciencia colectiva, atemorizándola injustificadamente con el fantasma de la guerra. Un arma sucia para intentar agenciarse el voto del miedo, lo que fue reiterado una y otra vez por los citados personeros del gobierno.

Vulgar demagogia. A lo Goebbels: “Si una mentira se repite suficientemente, acaba por convertirse en verdad…”

Aunque el último 15 de marzo los electores mostraron que ya no comulgan con ruedas de molino,  estos son hechos que no deben olvidarse. Para que no se repitan.

spot_img

También te puede interesar

José Arnoldo Sermeño
Ph. D. y Maestría en Demografía, Licenciatura en Ciencias Sociales y Licenciado en Ciencias Naturales y Matemática. Ex funcionario de ONU, BCIE y SICA. Salvadoreño-hondureño y columnista de ContraPunto
spot_img

Últimas noticias