spot_img
spot_img
viernes, 07 de mayo del 2021

La tumba de los mártires del FDR

La tumba de los miembros del Frente Democrático Revolucionario (FDR) pasó casi 30 años en total abandono. Polvorienta, sin un símbolo que señalara que ahí estaban sepultados los mártires del 27 de noviembre de 1980.

Luego de que ese sagrado lugar estuvo abandonado, Eugenio Chicas ‒dirigente del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN)‒ enterró a  una de sus hijas que falleció, pero lo hizo sin autorización de los familiares de las víctimas del FDR.

La tumba ha estado en el abandono; con mis escasos recursos he procurado cuidarla. Fue que gracias a Dios que Benjamín Cuéllar, me dio su apoyo incondicional que hasta este momento tengo y me acompaña a la celebración del aniversario de aquellas dolorosas y odiosas torturas  que sufrieron Enrique Álvarez Córdova, Juan Chacón, Manuel Franco, Enrique Escobar Barrera, Humberto Mendoza y Doroteo Hernández, para después asesinarlos.

Ellos ofrendaron sus vidas para que la vida del pueblo salvadoreño fuera  llevada con dignidad. Ahora digo yo que EL FMLN pisoteó, ninguneó e ignoró la honra y valentía de tanto joven revolucionario; todo porque con sus triunfos electoreros, ellos y ellas en la dirigencia y como funcionarios aprovecharon las arcas abiertas del Estado y se olvidaron de la gente.

Hoy vivimos en un Estado fallido, más pobre; nunca antes se había visto tantísima población carcelaria, por ejemplo. Todo por la llegada al poder de estos “mafias”, que nunca tomaron en cuenta a quienes perdieron la vida antes, durante y después del conflicto armado.

Creímos que esa lucha y tanta muerte de tantos héroes y mártires del conflicto iban a servir para la transformación de una patria sufrida, robada, asesinada históricamente.

Nada más falso. Sino veamos cómo desde la llegada del FMLN al Gobierno nos convertimos los pobres en verdaderas personas viviendo en condiciones paupérrimas; nos han obligado a andar pidiendo indemnizaciones y miserables pensiones para viudas y huérfanos ‒$ 50 mensuales‒ que por cierto desde abril pasado no nos han cancelado para nada.

Asimismo, creí siempre que las familias de los líderes del FDR seríamos elegibles para alguna consideración por parte del FMLN; al contrario, se nos ha ignorado hasta caerles mal en mi caso por la insistencia en reclamarles constantemente. No importa seguiré denunciando hasta obtener la honra y el honor que se merecen todos nuestros caídos en la lucha.

¡Ah! Fue hasta que junto a Benjamín Cuéllar que hicimos bulla, dos años después les pusieron una cruz “encementada” con los nombres de los mártires, algunos de los cuales están mal escritos.

Llegué recién a enflorarlos y observé que ya les pusieron una placa de mármol, pero sigue siendo una tumba pública; es decir, al parecer no respetando el martirio de los dirigentes del FDR como lo ha hecho el señor Chicas; como madre no tengo absolutamente nada en contra de su niña fallecida y que Dios la tenga en su gloria, pero teniendo él tantos recursos por qué no le ha construido una tumba propia a su hija.

(*) Erlinda Franco es viuda de Manuel Franco, uno de los mártires del FDR, asesinado el 27 de noviembre de 1980 y forma parte de la agrupación de Víctimas Demandantes (VIDAS)

Erlinda Franco
Erlinda Franco
Activista defensora de DDHH

Últimas entradas