spot_img
spot_img
viernes, 07 de mayo del 2021

La PNC, la oposición y el coronavirus

Si algo demuestra el carácter maniqueo de la oposición a Bukele es su actitud hacia la PNC. Ha condenado los desmanes policiales durante la cuarentena (atribuyéndoselos automáticamente al gobierno), pero ha guardado silencio ante los casos de policías contagiados por corona-virus y ante los casos de policías muertos por coronavirus. 

Y ese silencio retrata de cuerpo entero algo que podríamos designar como “miseria política” o “política miserable”. Todas las personas incapaces de sentir empatía, todas las personas incapaces de ponderar son fanáticas. 

 Quienes condenan a la PNC por el papel que ha jugado en la cuarentena, en ningún momento se han puesto a pensar que por desempeñar ese mismo papel los policías arriesgan sus vidas. Se les juzga por sus excesos, pero se olvida su sacrificio público cuando mueren. 

Controlar a la población durante una epidemia es un trabajo ingrato y arriesgado, cosa que han olvidado subrayar los detractores de la PNC y del Gobierno en la actual coyuntura. No hagamos demagogia barata y culpemos al gobierno por esas muertes, ningún gobierno puede garantizar la seguridad absoluta de las fuerzas policiales en una epidemia como la actual. 

Guantes y tapabocas son la armadura de los policías frente al virus en casi todos los países. En un grado menor que el personal sanitario, pero en una escala de peligro mayor que el resto de la ciudadanía, los agentes policiales arriesgan sus vidas al hacer su trabajo y por hacer ese trabajo ingrato de confinar a la gente han sido caricaturizados por la oposición como personal al servicio de una dictadura.

Por esta falta de empatía, por esta falta de inteligencia política, a los policías que mueren contagiados de coronavirus no se les da ese trato de héroes que reciben los muertos del personal sanitario. Esta falta de ponderación que demuestran los opositores al juzgar el papel que ha jugado la PNC en la actual crisis sanitaria revela su falta de sutileza al enfocar el momento difícil que vivimos, revela un maniqueísmo incapaz de captar los matices de la tragedia.

Álvaro Rivera Larios
Álvaro Rivera Larios
Escritor, crítico literario y académico salvadoreño residente en Madrid. Columnista y analista de ContraPunto

Últimas columnas