spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
domingo, 01 de agosto del 2021

Involucrados en asesinato de Berta Cáceres deberán seguir en prisión

Los expolicí­as habrí­an intentado desviar la investigación del asesinato de la activista hondureña implantando pruebas falsas

spot_img

La Corte de Apelaciones de Honduras confirmó este viernes la orden de prisión preventiva contra un policí­a y un exagente policial, presos desde noviembre de 2017 presuntamente por aportar pruebas falsas para desviar las pesquisas en la investigación del asesinato de la ambientalista Berta Cáceres.

El Ministerio Público indicó en un comunicado que los jueces de la Corte de Apelaciones dejaron firme el fallo emitido en noviembre de 2017 por un juzgado que convalidó la prisión preventiva del investigador Juan Carlos Cruz y el expolicí­a Miguel Arcángel Rosales.

Señaló que la Corte de Apelaciones declaró "sin lugar" un recurso de apelación presentado por la defensa de los expolicí­as, quienes estaban asignados a la investigación del asesinato de Berta Cáceres, en marzo de 2016.

La resolución de la Corte de Apelaciones señala que los acusados seguirán en prisión preventiva, indicó el Ministerio Público del paí­s.

Ambos son acusados por el delito de "inutilización de registros destinados a servir como medio de prueba ante autoridad competente y falsificación de documentos públicos", añadió.

De acuerdo a una investigación realizada por fiscales, los detenidos presentaron "pruebas falsas para tratar de desviar las investigaciones en torno al crimen de la lí­der ambientalista", precisó el organismo hondureño.

Dos de esas pruebas falsas, según las investigaciones, eran la declaración de un supuesto "testigo protegido", así­ como "una grabación que fue adulterada".

Esa investigación fue sustentada mediante "prueba técnica cientí­fica al realizar los análisis y pericias respectivas al arma con la cual se supone le quitaron la vida a la lí­der ambientalista, así­ como las relacionadas a la interceptación a comunicaciones con control jurisdiccional", señaló.

Cáceres, quien era coordinadora general del Consejo Cí­vico de Organizaciones Populares e Indí­genas de Honduras (COPINH), fue asesinada el 3 de marzo de 2016 en su casa en la ciudad de La Esperanza, y el único testigo es el ambientalista mexicano Gustavo Castro, quien ese dí­a era su huésped y resultó herido de bala, aunque no de gravedad.

Su muerte causó gran conmoción en el mundo de los defensores del medioambiente y también de los derechos humanos.

El Ministerio Público indicó que por este crimen han sido detenidas otras nueve personas, entre ellos Sergio Ramón Rodrí­guez, gerente de la empresa Desarrollo Energéticos (DESA), una compañí­a a la cual Cáceres se enfrentó por defender el rí­o Gualcarque, donde esa firma pretendí­a construir la represa hidroeléctrica Agua Zarca.

Se suman Mariano Dí­az (oficial del Ejército), Douglas Geovanny Bustillo (exmilitar), Elvin Heriberto Rápalo, Henry Javier Hernández, los hermanos Edilson y Emerson Duarte, y Óscar Arnaldo Tareas.

La Corte de Apelaciones de Honduras rechazó este miércoles una recusación contra el tribunal de sentencia que va a juzgar a ocho acusados por el asesinato de la lí­der ambientalista.

El juicio oral y público contra los ocho acusados, previsto para el 17 de septiembre, fue suspendido ese mismo dí­a hasta nuevo aviso, debido a la presentación de la recusación contra el tribunal de sentencia.

spot_img

También te puede interesar

CP / Agencias Internacionales
Redacción ContraPunto / Agencias y diarios internacionales
spot_img

Últimas noticias