spot_img
spot_img
domingo, 24 de octubre del 2021

El Modelo de seguridad Bukele

Los planes y las polí­ticas de seguridad pueden estar muy bien diseñadas, pero mal ejecutadas… Hoy, “aparentemente”, las cosas están tomando otro rumbo; lo que vemos a nivel de noticias y de redes sociales es lo siguiente: a) El Presidente al frente del Gabinete de Seguridad con reuniones periódicas; b) el desmontaje de la corrupción en Centros Penales; c) Nuevas medidas extraordinarias, rotación y criterios más radicales en Centros Penales; d) Más operativos a nivel territorial; y e) Un discurso fuerte en contra de las pandillas. Todo indica que algo está cambiando, sospechemos, pero con racionalidad.

Lidiar con la violencia y con el control territorial de las pandillas es un tema muy complejo; equilibrar la balanza entre “prevención y oportunidades para los jóvenes” y “represión para los pandilleros” no es una tarea simple.

Abundan los crí­ticos y los que poseen soluciones “imaginarias” para resolver el problema de violencia; también los que padecen deseos reprimidos para que los planes fracasen por razones ideológicas o por el estilo mesiánico del Presidente; inclusive muchos dudan que esto sea parte de un plan estructurado.

Hemos llegado a un punto en dónde el debate sobre “disciplinamiento social” se pone sobre la mesa, y en dónde nos preguntamos sobre los lí­mites y alcances de los Derechos Humanos, frente a la foto desgarradora y simbólica de Óscar y Valeria en el Rí­o Bravo; cuando alguien tiene que tomar una decisión así­ de difí­cil, e intentar cruzar un rí­o o un muro plagado de peligros es por algo. El diseño de soluciones tiene sus claves y sus tiempos: por un lado, el modelo de prevención y oportunidades, representa opciones para el mediano y largo plazo; por otro lado, el esquema de represión radical puede desatar un conflicto interno. Al final, por algo hay que comenzar…

El Presidente Bukele no tiene tiempo; se juega todo en las medidas que diseñe para el periodo más vital: Los primeros dos años de Gobierno. Más allá de las elecciones para Consejos Municipales y Diputados 2021, si no hay indicios de que mejora la seguridad, la reputación del presidente se caerá como un castillo de naipes. Seguridad y empleo son los hitos crí­ticos del paí­s y van de la mano; no habrá nuevas inversiones si no mejora la seguridad, y tampoco se frenará la ola de migrantes y, este cí­rculo virtuoso está muy complicado.

El gobierno tiene pocas herramientas, pocos recursos y muchos problemas; y por algo se debe comenzar; creerí­a que se debe avanzar con determinación en garantizar la escolaridad para tercer ciclo y bachillerato (evitar la deserción que alimenta a las pandillas), ofrecer oportunidades de empleo (aunque sea Estatales), recuperar el territorio (con todo el aparato Estatal y quedarse) y en el peor de los escenarios, represión al delito, de modo sostenido y contundente. Las “Manos Duras” del pasado fueron propagandí­sticas; así­ como iniciaron, con un ardid comunicacional, así­ también terminaron, sin pena ni gloria.  

Sospechemos, pero hagamos el intento de creer que ya no habrá corrupción… esto ya es ganancia; sigamos sospechando de los planes, pero hagamos el intento de creer en el pragmatismo y voluntad del Presidente. Sospechemos sobre poner la represión delante de las oportunidades, y preguntémonos: ¿cuáles oportunidades? si se robaron cientos de millones en los gobiernos anteriores.  

Finalmente, quisiéramos ver en las reuniones del gabinete de Seguridad a la Fiscalí­a y a jueces; si no empujamos todo el carro para el mismo lado no avanzamos; se necesita cientificidad en las pruebas para judicializar, y un sentido común humano en las sentencias. Contra la delincuencia no vale la división de poderes de Montesquieu, sino la unidad…  

spot_img

Últimas entradas