spot_img
spot_img
martes, 11 de mayo del 2021

El ‘compa’ John Lennon

"Un compañero de mi pelotón, que tení­a de seudónimo "Balbino", levantó la mano y pidió permiso para hablar sobre la muerte de Lennon" / Re-edición de nota aparecida en este diario en 2017

spot_imgspot_img

Estábamos en Nicaragua, en una quinta a la que entrábamos y salí­amos con los ojos cerrados. Era una quinta inmensa en los alrededores de Managua, en la que habí­amos sido albergados los “becarios” que vení­amos de Cuba, luego de haber pasado varios meses de entrenamiento militar de guerrilla o “guerra irregular”.

No puedo decir cuántos éramos, pero quizás más de 100 ó 120. La quinta era tan grande que salí­amos a cazar garrobos y tacuazines. Eran los primeritos dí­as del mes de diciembre de 1980.

Los que llegábamos a ese albergue sólo pasábamos unos pocos dí­as porque tení­amos que llegar rápidamente en los frentes en El Salvador ya que estaba en marcha la preparación de la Ofensiva de Enero de 1981, a la cual el recién fundado FMLN le puso el nombre de “Ofensiva Final”, cuando en realidad serí­a históricamente la ofensiva inicial, con la cual comenzó la guerra civil que terminó en 1992.

Una mañana, debió ser el 9 de diciembre, estábamos en formación, recibiendo instrucciones de quienes estaban al mando. Un compañero de mi pelotón, que tení­a de seudónimo “Balbino”, levantó la mano y pidió permiso para hablar. Le otorgaron el permiso para dirigirse a las tropas y dijo algo así­:

“Compañeros, quiero decir una cosa… Sé que para muchos las canciones en inglés, el rock y los grupos americanos o ingleses, son parte de la desviación ideológica que el imperialismo usa para someter a nuestro pueblo, pero quiero decirles que no todos artistas son imperialistas. John Lennon, cantante de los Beatles, era un artista revolucionario y luchó para que se terminara la guerra en Vietnam… (hubo aplausos y ovaciones)”.

“Quiero contarles, compañeros que John Lennon fue asesinado ayer en las calles de Nueva York, y no me cabe duda que el imperialismo lo mandó a matar… Él era un rebelde, un compa más…”, dijo “Balbino” con gran emoción.

Tragó en seco y dijo finalmente, levantando el brazo con el puño cerrado: “¡Compañero John Lennon!”… todos en la formación levantamos el puño izquierdo y gritamos: “¡Hasta la victoria siempre!”.

Alguien siguió el ritual a los caí­dos. Una guitarra comenzó asonar para acompañar el coro de todos los presentes, con la canción “La Milonga del fusilado”.

__
Ilustración: Allan McDonald.
spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias