spot_img
spot_img

El arte como herramienta de cambio social

¡Sigue nuestras redes sociales!

spot_img

Por David Contreras

Como todos sabemos, históricamente en El Salvador han sucedido diversos problemas sociales que han dejado graves daños psicológicos en las personas, desde conflictos armados hasta el más reciente fenómeno de las pandillas, todo esto amparado por la relativa indiferencia de gobiernos anteriores.

La juventud y la niñez han sido de los actores más afectados en dichos sucesos ocurridos, por ser este el sector más golpeado por la violencia pandilleril y militar.

A lo largo de la historia, el arte ha sido una de las expresiones del espíritu humano, siendo este un actor fundamental en la evolución del mismo. El arte comunica sentimientos e ideas dentro de la sociedad y en la actualidad esto no ha cambiado, el arte puede ser un poderoso instrumento que contribuya a prevenir la violencia y sanar el daño psicológico que esta ha dejado en la sociedad salvadoreña.

Un ejemplo claro de cómo el arte puede prevenir la violencia es “El Sistema de Coros y Orquestas” fundado en Venezuela por el maestro José Abreu en 1975. que fue a comunidades de alto riesgo social e implantó la música como instrumento de organización social y de desarrollo humanístico. Este modelo pedagógico, artístico y social, que ha alcanzado relevancia en el mundo entero, constituye el programa de responsabilidad social de mayor impacto en la historia de Venezuela y uno de los más notables del mundo.

Como di a entender anteriormente, El Salvador tiene un grave problema histórico de violencia que ha dejado graves secuelas en la sociedad salvadoreña. Actualmente esas secuelas persisten, por lo tanto, el gobierno actual tiene el reto de iniciar un proceso de solución de este problema histórico. Y una manera en que el actual gobierno trabaja por erradicar dicho problema, es con la creación de los CUBOS en las comunidades de alto riesgo de todo el país. También está la implementación del “Sistema de Coros y Orquestas”, que actualmente está en proceso de expansión y tiene como meta llegar a todos los departamentos del país para, llevar la música como herramienta de sanación, contención y desarrollo para nuestra niñez y juventud. Así mismo muchas organizaciones y colectivos culturales vienen trabajando día a día en comunidades implementando diversos programas sociales y culturales.

Como nación tenemos un reto y compromiso enorme. Somos la generación que cambiará el rumbo de nuestro país luego de décadas de abandono. Apoyemos y empoderemos a nuestros jóvenes que son el futuro y son los que construirán el país que todos soñamos.

¡Hola! Nos gustaría seguirle informando

Regístrese para recibir lo último en noticias, a través de su correo electrónico.

Puedes cancelar tu suscripción en cualquier momento.

Comparte este contenido en:
David Contreras
David Contreras
Gestor cultural, pianista y compositor salvadoreño; columnista y colaborador de ContraPunto

El contenido de este artículo no refleja necesariamente la postura de ContraPunto. Es la opinión exclusiva de su autor.

spot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias