spot_img
spot_img
lunes, 10 de mayo del 2021

Cuidado con la militarización

Pueden llamar a filas a los que fueron depurados, incluso, pero la pobreza y la exclusión que generó el pandillerismo no se resolverá matando a los mareros

spot_imgspot_img

Como antes de la guerra civil creyeron que con matar a 10.000 presuntos guerrilleros iban a acabar con la lucha antidictatorial, tal parece que hoy creen que con matar 10.000 pandilleros van a acabar con la violencia delincuencial. Absurdo error.

Es cierto que llegó el momento de darle vuelta al calcetí­n que tení­amos puesto al revés desde que se terminó con la guerra civil. Comenzando por rectificar y rescatar a una institución que mandaron a crear con los acuerdos de paz, que fue el del cómo resolver los temas estructurales socio-económicos,  que junto la dictadura militar fueron los generadores del conflicto armado.

Todo quiso resolverse en un abrir y cerrar de ojos; no hubo acuerdos para resolver las causas socio-económicas del conflicto; no hubo justicia para cerrar las heridas; no se depuraron las instituciones de justicia y se actuó con mano blanda y ojo pacho con la corrupción.

Eso fue lo que originó la elevación del pandillerismo al fenómeno que ahora existe. Pero ahora se saca a la fuerza armada y la policí­a se “arma con todos los dientes”. Ahora se quiere limpiar toda la basura visible, pero nada de escarbar en las profundidades los problemas que tenemos de raí­z.

Hoy se necesita más que nunca que empresarios, gobiernos, partidos y sociedad civil creen el foro para un acuerdo de Nación que de las lí­neas de cómo resolver realmente el tema de la pobreza, la exclusión y la desigualdad que existe en El Salvador.

Este foro debe debatir cómo vamos a resolver el tema la consecución de recursos para invertirlos en resolver los aspectos antes mencionados de manera eficaz y transparente. La situación no resiste más. Y los recursos los tenemos que sacar de nosotros mismos. Poner tope a la evasión, la elusión y el contrabando: ahí­ hay millonarios montos de los que se habla y nadie los recupera.

De lo contrario es paja. Es una corta de mangos podridos, para que en la próxima cosecha vengan más mangos podridos.

La sacada de los militares no resolverá el problema. Pueden sacar todo el ejército y todos los reservistas. Pueden llamar a filas a los que fueron depurados, incluso; pero la pobreza y la exclusión que generó el pandillerismo no se resolverá matando a los mareros.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias