spot_imgspot_img
spot_imgspot_img
sábado, 24 de julio del 2021

¿Cuánto quiere ganar, diputado Velásquez Parker?

Hola diputado. Vi el video que publicó en su página de Facebook de la entrevista que dio en un medio de comunicación esta semana. Al final no comprendí­ en sí­, ¿cuál era su queja respecto de los salarios de los diputados? Sé decirle que no ganan poco, de eso estoy consciente; también estoy consciente que a los pobres nos cuesta mucho dinero sostener el aparato público, muy mal administrado, desde luego, en parte por la baja recaudación tributaria. Como usted sabrá, los grupos oligárquicos a los que representa su partido polí­tico pagan pocos impuestos en relación a sus ingresos, debido al sistema de impuestos regresivo, por ello la primera gran carencia que se tiene en el Estado es la de fondos.

Además, sé que muchas familias en este paí­s sobreviven con menos de un salario mí­nimo mensual ($304.17), ni hablar de las familias cuyos ingresos dependen del sector informal de la economí­a. La gran mayorí­a de salvadoreños no puede darse el lujo de tener un arma de fuego y presentarse a actos públicos con la pistola en la cintura, tampoco pueden tener trajes caros y elegantes; muchos nos vestimos con ofertas, con ropa comprada en los mercados o almacenes populares; o mucho menos tener un caballo pura sangre y hacer un spot publicitario ─fingiendo acento campesino─ estilo “Pasión de gavilanes” o “Barato” de La Raza Band y en general a los pobres nos resulta un enorme gasto el hecho de enfermarnos, debido al precario sistema público de salud.

A mí­ me resulta obsceno que un diputado se queje del chiqui-sueldo que recibe. Todos los dí­as veo a mi padrastro salir sin desayunar a las 6:15 de la mañana, pasar por una zona asediada por pandillas para tomar el bus, y regresar poco después de las 20:00 de trabajar por $. 400.00 al mes como diseñador gráfico, a sus 54 años renunciar a su trabajo implicarí­a no volver a ser contratado por ninguna empresa más, después de los 40 años difí­cilmente alguien es empleado, con todo y que no le paguen horas extras, le violen sus derechos laborales, ahí­ sigue trabajando. También veo a mi madre trabajar como costurera en su pequeño emprendimiento, generándose poco menos de $. 200.00 al mes, trabajando diez horas diarias, en un negocio que no puede prosperar por estar rodeada de varias clicas de pandillas.

He visto a mucha gente de mi generación ─yo incluido─ con grados académicos fuera del paí­s y experiencia laboral, asumiendo empleos informales o consultorí­as a precio de “me lo llevo”, con tal de tener un ingreso, menor a lo que usted gana como diputado, obviamente; de ahí­ que no le resulte extraño que el perfil del migrante salvadoreño haya cambiado, y que muchos profesionales estemos buscando la primera oportunidad para abandonar el territorio nacional.

Es necesario revisar el salario de los diputados, para que esté acorde a la realidad salvadoreña y que sean un reflejo de la misma, ganan demasiado. Diputado Velásquez Parker, si considera que lo que gana es injusto y su sueldo deberí­a ser reajustado, pregúntese a sí­ mismo si merece lo que gana, o tome medidas para merecer su salario, como dejar de leer la biblia u otro libro religioso en el pleno legislativo, entiendo que es abogado, y como tal deberí­a tener claro que El Salvador es un estado laico, promueva la aprobación del aborto por las cuatro causales, dé su voto para el nuevo Hospital Rosales, promueva derechos para la población LGBTI, el aumento al salario mí­nimo para que al menos cubra el costo de la canasta básica y una amplia reforma tributaria para que quienes más ingresos tengan, paguen más impuestos. Tal vez entonces como ciudadano pensaré que tiene bien merecido el sueldo devenga mensualmente. Si luego de esto sigue pensando que gana poco, lo mejor es que renuncie y busque otro empleo, dirigir alguna fundación de señoras de la caridad para evadir impuestos, podrí­a ser.

spot_img

Últimas entradas