spot_img
spot_img
jueves, 13 de mayo del 2021

Capturas masivas, una acción de doble filo

Según especialistas, existe el riesgo de que personas inocentes sean detenidas en dichos procedimientos

spot_imgspot_img

El exfiscal genera de El Salvador, Astor Escalante, dijo este martes que la Policí­a Nacional Civil (PNC) y la Fiscalí­a General de la República (FGR) deben tener el cuidado de no arrestar a personas inocentes y “hacer capturas solo por hacerlas”. Las declaraciones del exfuncionario se refieren a los arrestos masivos de supuestos pandilleros en los últimos dí­as.

“En muchas comunidades hay jóvenes que no estudian pero que andan con sus mochilas buscando trabajo, o realizándolo en el campo o de informales. No solo por la condición de ser jóvenes la Policí­a va a maltratar; por esto deben tener cuidado de investigar el motivo especí­fico para hacer las capturas”,  explicó el Escalante.

Según fuentes policiales, entre el 28 de febrero y el 1 de marzo de 2017, la PNC ha capturado, por órdenes administrativas de la FGR a 170 presuntos miembros de estructuras pandilleriles en varias comunidades de los departamentos de Santa Ana, La Paz, La Libertad, Cuscatlán, San Salvador y Ahuachapán.

Lea: Detenciones masivas, modalidad de represión.

Los delitos atribuidos a los detenidos son: homicidios, extorsiones, organizaciones terroristas, privación de libertad, estafas, violaciones y acoso sexual, detalló la institución de seguridad.

Ante esto, Escalante dijo que las capturas masivas no resuelven de forma contundente la inseguridad, pero representan acciones de apoyo para contener la actividad delictiva. Sin embargo, explicó que estos procedimientos aumentan el problema de hacinamiento carcelario en bartolinas y penales.

“Los planes de seguridad deben ser integrales y comprendo que las autoridades están generando bastante efectividad a nivel operativo, pero también están desarrollando esfuerzos y estrategias para incrementar la capacidad en los centros penitenciarios”, indicó.

Además dijo que con las capturas de delincuentes se han resuelto un sin número delitos, y agregó que las audiencias deben estar apegadas a la ley, de acuerdo a las pruebas especí­ficas que tengan la Policí­a y Fiscalí­a en contra de todos los imputados. “Si no las hay, saldrán en libertad”, sentenció.

Lea: "O se reinsertan, o les toca cárcel, hospital o muerte".

 Por su parte, el experto en temas de seguridad de la Fundación Ideas y Acciones para la Paz Quetzalcoatl, Mauricio Figueroa, dijo recientemente que las capturas masivas no resuelven, necesariamente, el problema de inseguridad del paí­s.

“La Policí­a tiene la necesidad de demostrar que está haciendo su parte en resolver el problema de la delincuencia, y una manera de querer hacerlo, es demostrar que es efectiva realizando capturas, siendo exitosa en los enfrentamientos y en el reporte de estadí­sticas de homicidios”, explicó Figueroa.

El Salvador es uno de los paí­ses más violentos del mundo y alberga a más de treinta mil pandilleros en libertad y más de catorce mil en penales. En 2016 la PNC hizo efectivas 33 mil 223 detenciones; de ellas, mil 659 fueron por delitos de robo y hurto; dos mil 042 por lesiones; mil 379 por extorsión y dos mil 672 por homicidios.

spot_imgspot_img

También te puede interesar

spot_img

Últimas noticias