spot_img
spot_img
spot_img
spot_img
lunes, 06 de diciembre del 2021

Asesinato de ecologistas

El 2015 fueron asesinados 183 ecologistas en el mundo y de esos 122 tuvieron lugar en paí­ses latinoamericanos, según el Informe 2016 de la organización internacional Global Witness, que hace dí­as se dio a conocer.

Desde 2002, esta institución de la sociedad civil registra el número de los asesinatos de activistas ecologistas. Es 2015 el peor de todos los años según sus estadí­sticas. Y piensan que 2016 podrá superar al anterior.La mayorí­a de las ví­ctimas pertenecen a organizaciones pequeñas de carácter regional que son desconocidas a nivel nacional e internacional. 

Éstas son las más vulnerables y no cuentan, en los hechos, con ningún tipo de protección.Son 16 los paí­ses con asesinatos probados de activistas ecologistas. Brasil con 50, ocupa el primer sitio; Filipinas con 33 el segundo y Colombia con 26 el tercer puesto.La mayorí­a de los asesinatos están ligados a eventos relacionados con la explotación de recursos naturales y al desplazamiento de comunidades de pueblos originarios. 

En 2015, 67 de los asesinatos corresponden a indí­genas.El informe El precio de activismo publicado este marzo por Greenpeace señala que 44 asesinatos están ligados con la industria minera, 20 con la agroindustria y 15 con la tala de los bosques y otros 15 con centrales hidroeléctricas.Estas actividades requieren una elevada inversión de capital y un intensivo uso de la tierra, que implica el desplazamiento de sus moradores en muchos de los casos.Los especialistas coinciden en señalar que no hay una real voluntad polí­tica de los gobiernos para frenar este tipo de asesinatos y que cuando ocurre alguna investigación solo se llega a los autores materiales y nunca se da con los intelectuales.

En el caso de América Latina la gran mayorí­a de los asesinatos están relacionados con activistas que luchan por la defensa de la tierra y los recursos naturales.Los activistas latinoamericanos de la ecologí­a saben que sí­ afectan intereses de las grandes empresas y del gobierno pueden ser asesinados. En esa conciencia desarrollan su actividad.Son héroes, no suicidas, que están dispuestos a dar su vida porque están convencidos de la justicia de su causa y porque no están dispuestos a que se agreda criminalmente al medio ambiente que es un ataque frontal a la vida.

spot_img

Últimas entradas