spot_img
spot_img
martes, 18 de mayo del 2021

Una exploración de la condición humana

Kundera a través de estos ocho personajes, cuidadosamente construidos, se introduce en las profundidades de la condición humana y hace visible su lado más obscuro

spot_imgspot_img

En La despedida (Tusquets, 1987) Milan Kundera (1929) profundiza sobre la condición humana. La historia se divide en cinco partes (cinco dí­as) que se desarrollan en un balneario, que ofrece tratamientos de fertilidad, en lo que fue la Checoslovaquia socialista, que ahora ya no existe. En ese lugar, de manera paulatina e inesperada, se entrelazan la vida de ocho personas, que en la convivencia diaria van tejiendo una trama en la que todos acaban siendo atrapados.

Klima es un músico reconocido, un joven cí­nico y egocéntrico que solo busca su propio bienestar. Vive en la conquista permanente y engaña a su mujer Kamila a la que, por otro lado, ama intensamente. Ella es una joven bella que por su enfermedad tuvo que dejar su carrera de cantante. Le torturan los celos, pero sufre en silencio. A Klima la tristeza de su esposa le produce ternura y una enorme atracción.

Ruzena es una joven guapa que trabaja como enfermera en el balneario. Es una persona muy influenciable por la opinión de los otros. Una noche tiene relaciones con Klima y queda embarazada. Su nueva condición le da una fuerza hasta entonces desconocida. Sueña con una vida mejor al lado del músico. Klima se siente engañado por Ruzena a la que ilusiona con otra vida, pero le pide abortar.

Frantisek es un joven electricista que está enamorado de Ruzena. Le ofrece su amor, pero ésta lo rechaza porque no le puede ofrecer la vida de riqueza que ella quiere. Él tiene celos intensos de la persona a la que ama.

Skreta, ginecólogo y director del balneario, comparte con Klima el gusto por la música. Ha diseñado un proyecto demográfico y de procreación que resulta extraño. Tiene una forma muy peculiar de entender la vida. Sin consulta con las pacientes usa su semen, para inseminarlas cuando sus parejas son estériles. A pesar de la situación de privilegio en la que vive quiere dejar el paí­s.

Bertlef es un excéntrico millonario estadounidense que vive en el balneario debido a su enfermedad. Skreta le plantea que lo adopte como hijo, para así­ solicitar otra ciudadaní­a y así­ poder abandonar el paí­s.

Jakub, ha estado preso por razones polí­ticas ví­ctima de las purgas que se realizan en su paí­s. El tiempo pasado en la cárcel lo endurece y ahora no le importa la muerte. Una vez libre va al balneario a despedirse de su querida Olga que queda huérfana en su niñez cuando su padre fue asesinado por sus posiciones polí­ticas. Ella está enamorada platónicamente de Jakub amigo de su padre que fue quien la adoptó.

Kundera a través de estos ocho personajes, cuidadosamente construidos, se introduce en las profundidades de la condición humana y hace visible su lado más obscuro. La novela está intencionalmente escrita de manera ligera e incluso frí­vola, para desde ahí­ ofrecer una reflexión honda y compleja de la vida, de la sociedad y de los hombre y mujeres que la constituyen.

En la novela está también presente una aguda crí­tica a los sistemas polí­ticos totalitarios. En particular al régimen del socialismo en Checoslovaquia su paí­s natal. En 1975, diez años antes de la caí­da del Muro de Berlí­n y con el del socialismo, Kundera y su mujer emigran a Francia y 1978 el gobierno checoslovaco los priva de su nacionalidad y en ese momento adoptan la francesa.

———- 

La despedida

Milan Kundera

Tusquets Editores

Barcelona, 1987

pp. 248

line-break">

Twitter: @RubenAguilar 

spot_imgspot_img

También te puede interesar

Rubén Aguilar Valenzuela
Rubén Aguilar Valenzuela
Columnista y analista de ContraPunto. Doctor en Ciencias Sociales, con una Licenciatura y Maestría en Sociología y Estudios de Desarrollo Institucional; exfuncionario del gobierno mexicano.
spot_img

Últimas noticias