jueves, 12 de mayo del 2022
spot_img

UES busca aplicar registro de personas trans y fortalecer estudios de género

¡Sigue nuestras redes sociales!

“Queremos que se les cambie el DUE; y que se gradúe con su nombre”, de acuerdo a su identidad de género, indicó el titular del CEG-UES, Danilo Ramírez

Por Alessia Genoves


Identidad de género de personas trans podría establecerse en los registros demográficos de la Universidad de El Salvador (UES). El dato ha sido anunciado por el titular del Centro de Estudios de Género de la UES (CEG-UES), Danilo Ramírez, quien detalla que la iniciativa responde a la actualización de la Política de Equidad de Género, que demanda condiciones de “igualdad” en la comunidad universitaria.

Queremos que se les cambie el DUE (Documento Único Estudiantil); y que se gradúe con su nombre, cómo es” indicó Ramírez a ContraPunto, al referirse a la identidad y a la expresión de género de la población estudiantil de la UES. Esta posibilidad se conseguiría a través de la obtención de “indicadores de género”, demandaría la normativa universitaria.

Los estudios demográficos sobre violencia de género, deserción estudiantil y rendimiento académico establecen la necesidad de visibilizar a la comunidad estudiantil “desde su diversidad”, añadió Ramírez. Además, reiteró la necesidad de fortalecer condiciones de igualdad, la inclusión de la mujer en “carreras masculinizadas”; y la de estimular la investigación científica y la renovación curricular, con enfoque de género, en el campus universitario.

Educación Trans

El registro de la identidad de género en los documentos estudiantiles abre la posibilidad de que personas transgénero y transexuales puedan acceder a la educación superior formal. Esta necesidad, sin embargo, ya queda establecida como una obligación del Estado a garantizar el derecho humano a la educación (art. 56 de la Cn); y el respeto a la identidad y orientación sexual de los salvadoreños (art. 3 de la Cn).

Pero ésta realidad no ha sido posible, para la mayoría de personas trans. Hasta el año 2012, el Informe sobre situación de los Derechos Humanos de las Mujeres Trans, de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH), informaba que un más de un 60% de personas trans formaban parte del circuito educativo. Sin embargo, sólo el 36% de éstas personas lograban finalizar la educación secundaria; y apenas un 4% de éstas personas conseguían finalizar sus estudios superiores.

Por otra parte, hasta el año pasado un 84% de las personas LGBT habría suspendido sus estudios, por influencia de la pandemia del covid19, según lo detalla la “investigación del Impacto socioeconómico de la población LGBT en el pos-confinamietno covid19”,publicado por el Colectivo Alejandrías en noviembre de 2021. Para esa fecha, de hecho, al menos un 36.4% de personas LGBT ya habían cursado la educación superior; mientras que otro 30.4%, la educación básica.

El licenciado Ramírez, por su parte, reconoció la necesidad de la población salvadoreña, de contar con una ley de identidad de género, una normativa secundaria que permite el “cambio registral del nombre y del género autopercibido de personas trans” según indicó la titular de Alejandrías e integrante de la Mesa Permanente por una Ley de Identidad de Género, Karla Guevara.

Sin embargo, la Mesa lleva más de 13 años discutiendo la propuesta con la Asamblea Legislativa. En última instancia, fue archivada, el pasado 4 de mayo de 2021; pero fue propuesta nuevamente en agosto de ese año. Hasta la fecha, la agrupación indica que no ha tenido comunicación con los legisladores.

Registro universitario

Ramírez indicó a ContraPunto que la Política de Equidad de Género establece la necesidad de construir indicadores de género”. Añadió que, aparte de los estudios demográficos buscan “además de la identificación del sexo, poder tener legado también las identidades y orientaciones sexuales de las personas que están estudiando”.

Esta realidad se había hecho posible con la Política vigente, con la que el CEG-UES había desarrollado los informes titulados “La UES como espacio de reproducción de la Violencia de Género”, que concluía que la población LGBT era la segunda en la UES con mayor cantidad de personas violentadas, en un 34.66% de los casos; sólo después de la población universitaria de mujeres, en un 64.82% de los casos.

Desde entonces, la institución universitaria amplió sus investigaciones, con títulos publicados como “Condiciones del Ingreso y permanencia del estudiantado y profesorado en las ingenierías Eléctrica y Mecánica de la Universidad de El Salvador. Diseño de Acciones para la Igualdad”; y la “Guía de Lenguaje Inclusivo”. Éste último documento consiste en un glosario de términos elementales, relativos al abordaje del lenguaje, su reflexión semántica, y su aplicación práctica con la finalidad de establecer un “uso no sexista de lenguaje en documentos oficiales”, en el campus universitario.

Ramirez también informa que el nuevo ingreso, a partir de los formularios 2023, se va a tener ya éste indicador. Con respecto a lo actual, de dentro de la atención de la política de equidad, está en visitar las 12 facultades, para que se pueda tener ya esa demografía tanto desde las cátedras, como también desde la administración académica, para poder tener el conocimiento de casos”.

Las investigaciones se ampliarían a la verificación de la población universitaria aprobada, y a los indicadores de deserción estudiantil. Ante la posible obtención de números negativos, “la Universidad estaría obligada a desarrollar un programa; y es lo que el Centro está promoviendo, que deben estar obligados a brindar un programa de atención académica, tanto a las mujeres y a las personas de la diversidad sexual, para que el rendimiento sea mejor, y para que no tengamos la deserción de la universidad”, explicó.

Nueva normativa

Desde luego que las proyecciones de Ramírez sólo se obtendrían tras la reforma a la Política de Equidad de Género. Según lo informó el periódico oficial de la UES, “El Universitario”, la política pasó de aplicarse exclusivamente en la CEG-UES , como “referente institucional”; al resto de instancias universitarias, tras su aprobación por el Concejo Superior Universitario, el pasado 3 de marzo.

Anteriormente se pensaba que la Política era responsabilidad del Centro de Estudios de Género y tenía que ejecutarla, cuando la política es institucional y es desde las autoridades centrales y todas las unidades que tienen que aplicarla”, explicó el licenciado Ramírez a El Universitario.

El vice-rector académico, Dr. Azcúnaga, también declaró su afinidad a la propuesta. Opinó que la comunidad universitaria tiene el reto de dejar de ser una universidad patriarcal, una universidad machista y una universidad colonizada. Soy un fiel convencido de la necesidad de descolonizar el pensamiento, la política y por su puesto el ser. No es natural, connatural al hombre la dominación de la mujer, es una construcción perversa, que limita el desarrollo y afecta derechos, por lo que como autoridades apoyamos esta política”.

La iniciativa también recibió el apoyo de la presidenta de la Asamblea General Universitaria, María José Vargas. Indicó a El Universitario que la UES necesita “que esta política se convierta un instrumento para crear un ambiente en donde exista la expresividad sin temor, sin temer a esa parte de ser estereotipada, de ser señalada”.

spot_img

También te puede interesar

Alessia Genoves
Periodista, redactora de ContraPunto, especialista en temas sociales, culturales y de género
spot_img

Últimas noticias