spot_img
spot_img
sábado, 15 de mayo del 2021

Trumpski y el neo-imperialismo

LOS íNGELES.     Al llegar la primavera a los Estados Unidos, una nube roja abruma a la Casa Blanca de   Trump, quien se halla estancado en contradicciones.   El nuevo presidente busca ser grandioso con palabras pero es simplemente parco en los hechos, aunque gusta usar el Twitter para descargar acusaciones sin evidencia, llegando por ese medio recientemente a divulgar el chambre (o la vil mentira) que Obama mandó a interceptar los teléfonos de su edificio en Nueva York.   

Chris Cillizzza del Washington Post ha escrito que Trump fue el candidato de la teorí­a del complot, pero que ahora es el presidente de la teorí­a del complot.     Sin tener ninguna evidencia, Trump cree que no ganó el voto popular en los Estados Unidos porque millones de votantes indocumentados votaron en su contra.  

Dijo en su campaña que al ser electo iba a pasar más tiempo en Washington D.C. como ningún otro presidente antes que él; ya electo ha probado todo lo contrario y ha hecho de Mar-A-Lago en la Florida su segunda morada (con el resultado que cada visita le cuesta al erario nacional 10 millones de dólares que van a la fortuna de un negocio del cual Trump sigue siendo dueño).  

El nuevo presidente habla en apoyar a la clase trabajadora pero al mismo tiempo ha rehusado mostrar sus declaraciones de impuestos.   Habla que le gustarí­a ver una reforma migratoria para legalizar a la gente indocumentada en los Estados Unidos, pero ha dicho que las recientes redadas han sido un operativo militar, un concepto que luego ha sido retractado por sus voceros, de quienes se dice que viven en la incertidumbre.  

Trump ha prometido un nuevo plan de control migratorio anti-terrorista para proteger a los Estados Unidos de un peligro inminente porque su primer plan ha sido bloqueado por jueces federales que lo hallaron anti-discriminatorio en contra de los musulmanes, pero no ha presentado evidencia que las siete naciones con mayorí­as musulmanas contra quienes Trump habí­a arremetido fomentaban el terrorismo en los Estados Unidos.   

Aparte de vivir en contradicción tras contradicción, Trump tiene el apoyo de la mayorí­a de republicanos aunque ha finalmente llegado a toparse con la dura realidad que no vení­a preparado para gobernar.   Fue hasta su cuarta semana en el poder que admitió que la ley de salud llamado Obamacare era mucho más compleja de lo que habí­a pensado.    Sin admitir haber hecho un error estratégico al prometer eliminarla en el primer dí­a de su administración, Trump se encuentra en la encrucijada de un demagogo que halló fácil hablar de eliminar una ley federal al ser electo pero que se siente derrotado al no tener un plan de seguro de salud que sea bueno, bonito, y barato.     

Es el tema de Rusia que perturba la futura vida polí­tica de Trump y que lo convierte en Trumpski (un admirador del autoritarianismo y el uso del poder evidenciado por Vladimir Putin desde 1999).   No hay ninguna duda que el gobierno ruso intervino en la pasada campaña electoral presidencial en los Estados Unidos con desinformación y desiminación de los correos de la campaña del partido demócrata para desacreditar a Hillary Clinton.    Rusia sigue siendo un paí­s adversario a los intereses de los Estados Unidos.  

En declaraciones recientes al canal MSNBC, la periodista estadunidense Masha Gessen (y escritora de “The Man without a face: The unlikely rise of Vladimir Putin” (Riverhead Books 2012) ha comentado que el lí­der ruso busca consolidar un nuevo imperialismo en que Rusia, China, y los Estados Unidos se dividen el mundo para controlarlo.    Para Gessen, Trump buscar ser parte de un nuevo imperialismo donde no es la ideologí­a que controla sino el poder que se tiene para dominar a ciertas regiones en el mundo.  

El problema para el presidente novato es que ha querido mantener en secreto sus conexiones y contactos con la Rusia de Putin (y el flujo de grandes capitales de dinero) a quien no ha criticado sino elogiado.   El resultado ha sido una cadena de rumores de inversiones rusas a los bienes de Trump y nuevos escándalos creados por los asesores más cercanos a Trump cuando ellos no dijeron la verdad sobre los contactos que habí­an tenido con la embajada rusa en Washington D.C. durante la campaña presidencial y después de las elecciones.   El Congreso estadunidense, el FBI, la CIA, y la NSA están investigando dichas conexiones.

Al salir con la barrabasada en Twitter que Obama interceptó sus teléfonos y pidió que el Congreso de EEUU investigara esa aseveración falsa, Trump creó una pantalla de humo basado en un chambre y no en evidencia sólida de verdaderos hechos con el propósito de que nadie se fije en las conexiones que Trump y sus asesores han creado y forjado con Rusia en el contexto de un nuevo neo-imperialismo.   Lamentablemente, la mayorí­a de personas en los Estados Unidos sigue en el 2017 la polí­tica a través de medios sociales como el Twitter (un medio donde la verdad no brilla).   Por otro lado los polí­ticos y comentaristas conservadores ha venido haciendo una senda campaña en contra de expertos que contradicen sus aseveraciones, como hizo ver el famoso estrella de baloncesto y analista polí­tico y cultural, Abdul-Jabbar en un artí­culo de la revista TIME en octubre de 2015.     No me sorprende que el actual lema del WASHINGTON POST es “La democracia muere en la oscurana”.   

La visión Trumpski pone en peligro la institucionalidad democrática de los Estados Unidos.   Viendo ese peligro Beau Willimon el creador del show televisivo “House of Cards” le ha pedido a Twitter que bloquee la cuenta de Trump por el bien de la democracia.

(*) Abogado de ley migratoria en Sherman Oaks, California, y columnista de ContraPunto.      

Edgardo Quintanilla
Edgardo Quintanilla
Columnista Contrapunto

Últimas entradas