spot_img
spot_img
viernes, 14 de mayo del 2021

Thelma Cabrera y la OTRA polí­tica en Guatemala

En la “sección del ping-pong” de la entrevista que tres periodistas de derecha le hicieron a Thelma Cabrera en un canal de televisión la semana pasada, ella reaccionó a las palabras y expresiones sueltas de los entrevistadores como sigue:

Cuando se le mencionó “izquierda en Guatemala”, ella apuntó: “Sólo ha contribuido para apoyar al mismo sistema para perseguir a defensores y defensoras [de la tierra y los territorios]”. Con lo cual tomó posición ante la izquierda tradicional ­â€•autollamada histórica― que, luego de una extraña cuanto lamentable conducción de la guerra popular, entró en una aún peor lucha polí­tica legal en la que llegó a aliarse de diversas maneras con su enemigo estratégico, pasando de ser roja a ser rosada y situándose con ello en el borde mismo de su desaparición. Con esto, Thelma dejaba claro que cuando el MLP se niega a hacer alianzas con “la izquierda”, en realidad se está negando a hacer alianzas con la derecha.

Por esto mismo, cuando a Thelma se le espetó “acuerdos de paz”, ella definió: “Estrategia para implementar la privatización”. Pues la firma de esos acuerdos fueron la condición sin la cual habrí­a sido imposible el ingreso al paí­s del capital transnacional por la ví­a de la privatización de activos del Estado, y de la cooperación internacional como injerencia foránea en asuntos internos para corromper aún más a la sociedad polí­tica y a la sociedad civil.

Muy ligada a esta toma de distancia respecto de la izquierda tradicional está su reacción ante el nombre “Rigoberta Menchú”, pues dijo: “En su debido momento era la imagen [de los pueblos indí­genas] pero, de allí­, se quedó en el camino”. Se referí­a a lo mismo que Evo le expresó (palabras más, palabras menos) a Menchú cuando él recibió el Doctorado Honoris Causa de la USAC: “Prometimos que pasarí­amos de la resistencia al poder, y en Bolivia podemos decir ‘misión cumplida´, hermana Rigoberta”. Esto, porque en Guatemala la izquierda tradicional no lo hizo, y menos lo hará el culturalismo esencialista ligado a la cooperación internacional y a esta izquierda, de todo lo cual Menchú es añejo emblema.

Si todo esto le disgusta a la izquierda tradicional, menos le gusta a la derecha (fascista o “moderada”, es lo mismo) que a la expresión “empresa privada” Thelma haya apuntado: “Violadores de derechos de los pueblos”, y que a “inversiones extranjeras” haya añadido: “Explotadores con mano de obra barata”. Pues con ello tomó radical distancia del neoliberalismo en todas sus expresiones, tanto en lo local como en lo geopolí­tico.

Estos firmes criterios de Thelma ratifican al MLP como un partido autónomo que representa a todos los pueblos de Guatemala, y también definen en parte a esa OTRA polí­tica que el MLP reclama para sí­. Por eso decimos: ¡Hasta la victoria, Thelma!

www.mariorobertomorales.info

Mario Roberto Morales
Mario Roberto Morales
Escritor, periodista y catedrático guatemalteco; ha sido Premio Nacional de Literatura de Guatemala. Ha escrito novelas, cuentos y ensayos

Últimas entradas